28-05-2011 / 12:40 h EFE

Así lo ha asegurado en un comunicado la secretaria autonómica de Gobernación, Asunción Quinzá, quien ha señalado que la provincia de Valencia ha aglutinado 3.132 intervenciones del total, Alicante 946 y Castellón 731.

Entre las funciones de los agentes se contemplan las de colaborar con los servicios sociales, inspeccionar centros de menores, realizar averiguaciones de domicilio y paradero o ingresos y traslados de menores por protección o reforma Asimismo, este grupo llevó a cabo durante el pasado año 12.505 servicios, (7.553 en la provincia de Valencia; 2.742 en Alicante y 2.210 intervenciones en la provincia de Castellón).

Quinzá ha explicado que los menores pueden ser considerados desde dos perspectivas, bien como víctimas "al tratarse de seres vulnerables e indefensos que padecen el abuso de poder" o bien como infractores, cuando son ellos mismos quienes ejercen la violencia en situaciones de acoso escolar o bulling, por ejemplo.

Ante esta realidad, es "necesaria una actuación conjunta por parte de todas las administraciones y agentes sociales basada en la cooperación y coordinación, para que se adopten las medidas tanto preventivas, como educativas, o sociales necesarias para intentar paliar el crecimiento progresivo de delincuencia juvenil".

Quinzá se ha referido al estudio 'Situación del menor en la Comunitat Valenciana: víctima e infractor', elaborado por el Centro de Investigación Reina Sofía y la VIU (Universitat Internacional Valenciana) y patrocinado por la Conselleria de Gobernación.

El estudio ofrece una radiografía de los factores de riesgo y perfiles en los ámbitos donde la violencia puede tener lugar: familia, escuela y sociedad, y para ello se revisaron todos los expedientes (5.973) abiertos a menores en la Comunitat durante 2008.

Así, durante 2008, 1.275 menores fueron víctima de violencia en la Comunitat Valenciana y un 88,63% de los menores la padecieron en el ámbito familiar.

Asimismo, el Estudio concluye que las agresiones más habituales contra los menores son las agresiones sexuales, lesiones y los abusos sexuales, y así lo constata el dato de que 6 de cada 10 menores que sufrieron violencia en la sociedad fueron agredidos sexualmente.

Por otra parte, en el ámbito escolar, el 74,13% dicen haber sufrido violencia física, el 56,81% psicológica, el 8,55 % económica, el 6,24% sexual y el 3,70% ciberbullying, acoso en el que se usa como herramientas las nuevas tecnologías.

Quinzá ha recordado que la Memoria de 2009 de la Fiscalía General del Estado constata el aumento del 10,4% de los menores condenados con respecto a 2008, así como del aumento del 13,54% de las infracciones penales cometidas por menores.

Además, la Memoria en el ámbito familiar hace hincapié en el aumento de las denuncias de progenitores por maltrato físico o psíquico por parte de sus hijos.

Además, la mitad de los menores infractores que han agredido a sus padres (el 81,62% de las víctimas son madres) viven en un entorno violento y son educados de manera permisiva.

Por otra parte, en el ámbito escolar aparece el fenómeno del bullying o acoso escolar, en aquellos casos en los que la víctima es otro menor.

La secretaria autonómica ha afirmado que es necesaria una protección legal "para hacer frente a esta lacra social, porque es urgente que nuestra sociedad adquiera nuevos y mejores hábitos de educación, crianza y convivencia".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD