19-05-2011 / 14:10 h EFE

Según la transcripción de las declaraciones de testigos en el Juzgado de Olot, a la que EFE ha tenido acceso, una de las ancianas que aparece en la lista de homicidios, Paquita Gironés, había manifestado que Joan V. "la quería matar" y también que "le había pinchado en la mejilla" y que no se fiaba de él.

"Decía que un hombre le había hecho daño. Que no sabía si estaba delirando (...) que no le dio importancia y pensó que no le caía bien", ha manifestado una de las enfermeras responsables de la residencia geriátrica.

La enfermera corroboró que Gironés padecía un "deterioro cognitivo" y que "decía cosas que no se ajustaban a la realidad".

Otra de las trabajadoras del centro ha declarado que un día de septiembre de 2010, en que le tocó trabajar con Joan V., oyó chillar a Paquita Gironés y, cuando fue a mirar qué le pasaba, la encontró sentada en su silla de ruedas con la mejilla y el camisón llenos de sangre.

Según la declaración, Gironés le dijo a la trabajadora que Joan V. le había pinchado, aunque en varias ocasiones, se añade, se examinó a la víctima y no se encontró ningún pinchazo, sólo restos de una costra que se había levantado.

Los testimonios han dejado otro detalle sobre la muerte de Gironés, al explicar otra trabajadora que, después de que la ambulancia se llevase a la anciana, el médico del hospital en que ingresó llamó y dijo que la paciente se había quemado.

Preguntó "qué había tomado", pese a que la mujer no podía valerse por sí sola, se agrega en la declaración.

La misma empleada ha comentado que Joan V. dijo en aquel momento de la llamada que "como haya tomado algún producto tóxico, ya verás la Residencia, le va a caer un paquete".

La mayoría de los trabajadores y enfermeros que declararon han confirmado que no había un control efectivo sobre el almacenaje de medicamentos ni de productos de limpieza, presuntamente empleados para acabar con la vida de los ancianos.

Los declarantes coincidieron en que no habían escuchado a ninguna de las víctimas expresar abiertamente que quería morir y en que no les pareció coincidencia que fallecieran en el turno de Joan V. ya que él se había quejado en ocasiones de que "todas se le morían a él".

Algunos testigos señalaron que les gustaba trabajar con él porque actuaba de forma muy "profesional" y solía hacer bromas como la respuesta que dio a una compañera cuando le dijo que parecía que se "cargaba" a los ancianas: "Cómo quieres que me las cargue con lo que cuesta vestirlas".

Las declaraciones de testigos ante el juez continuarán mañana con la comparecencia del médico de la residencia, los que certificaron las muertes, el director de La Caritat, el psiquiatra del imputado y representantes de la familia de otra de las víctimas.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD