18-05-2011 / 13:40 h EFE

En este periodo, la comunidad se divide en once zonas de coordinación, entre las que se reparten los medios técnicos y los 1.300 efectivos, de los que 800 son personal de plantilla y el resto, contratados para la campaña 2011, tal y como ha explicado en conferencia de prensa el consejero de Industria, Energía y Medio Ambiente de la Junta de Extremadura, José Luis Navarro.

Así, 299 retenes de tierra, 133 retenes helitransportados, 178 vigilantes, 138 conductores, 52 jefes de retenes de tierra y 10 jefes de retenes helitransportados, entre otros profesionales, serán los encargados de prevenir y luchar contra los incendios, una tarea que este año cuenta con unos 13 millones de euros, la misma cantidad que recibió en 2010, ha resaltado Navarro.

Entre los medios materiales, el INFOEX cuenta con diez helicópteros, de los cuales uno es de coordinación, dos de transporte y retenes de extinción con capacidad de 1.000 litros de descarga de agua, otros seis de 800 litros y otro más de 4.500 litros.

Destacan, entre los medios terrestres, 44 vehículos autobomba de 3.000 y 3.500 litros, 31 vehículos ligeros de transporte y 300 litros y un vehículo motobomba nodriza de 9.000 litros.

Ocho bulldozer, dos tractores y cuatro góndolas para transporte de la maquinaria pesada completan los medios materiales del INFOEX, a los que se deben sumar los que aportan otras administraciones, como la Consejería de Agricultura y Desarrollo Rural, las diputaciones y ayuntamientos extremeños, las mancomunidades de municipios y el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino (MARM).

En concreto, el MARM, que también mantiene íntegro el dispositivo de 2010, aporta 80 personas más, cinco helicópteros, una unidad móvil de meteorología y transmisión, entre otros medios.

A pesar de estos medios materiales y humanos, el consejero ha pedido que los ciudadanos extremen las precauciones en este periodo de riesgo alto de incendios y ha recordado las prohibiciones, que abarcan, la quema de rastrojos y pastos, de restos vegetales de terrenos agrícolas, encender fuegos en las acampadas o hacer barbacoas incluso en los lugares habilitados.

Navarro también ha realizado un balance de los incendios registrados en la región durante los cuatro primeros meses del año, en los que se contabilizaron 167 fuegos, un 3,73 por ciento más que en la media de los últimos diez años, pero que han afectado a una superficie un 16 por ciento menor con 294 hectáreas calcinadas en estos cuatro meses frente a las 352 hectáreas quemadas de media en este periodo de los diez años anteriores.

En general, ha descendido la superficie de pastizal y arbolado afectada y tan solo ha aumentado el número de hectáreas de matorral quemadas, debido a un único incendio ocurrido en la zona del Jerte que arrasó 159 hectáreas de esta vegetación.

El consejero también ha valorado que los incendios calificados como conatos -que afectan a menos de una hectárea- han crecido en un 31 por ciento en comparación con los diez años anteriores, un dato que refleja "la mejora de la rapidez y eficacia" de los servicios de extinción de incendios.

José Luis Navarro ha hecho hincapié en que una parte de estos incendios, como es el caso de un fuego que afectó a 26 hectáreas y que se inició de forma simultánea en tres focos, son intencionados y ha subrayado que es falsa la creencia, difundida entre los ganaderos, de que los pastos crecen mejor si se ha quemado el matorral que hay en él.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Abril 2018
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD