14-04-2011 / 15:00 h EFE

Este sistema, pionero en España, ha sido desarrollado por el Instituto Tecnológico Metalmecánico de Valencia (AIMME) en colaboración con la Policía Local de Valencia, que será la primera ciudad española en implantarlo.

El chip ha sido presentado hoy por el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Miquel Domínguez, y el director general de AIMME, Salvador Bresó, en una rueda de prensa en la Unidad de distrito "Molí del Sol" de la Policía Local, lugar donde podrá ser validado el sistema.

Miquel Domínguez ha explicado que en los depósitos municipales hay en la actualidad más de 500 bicicletas robadas o abandonadas que no se sabe de quien son y cuyo destino es convertirlas en chatarra o enviarlas a una ONG.

Esta iniciativa actúa como elemento disuasorio contra el robo y facilita que la Policía Local pueda identificar al propietario cuando se encuentra una bicicleta abandonada y conocer la identidad de un ciclista en caso de accidente, ya que la mayoría no suele llevar documentación.

"Hemos trabajado durante más de seis meses en el desarrollo de un producto único que evitará tener que modificar las características de la bicicleta, y que a su vez fuera ligero y de fácil colocación", ha señalado Salvador Bresó.

Según Bresó, se han fabricado 10.000 unidades de este chip, que sale de fábrica con un código alfanumérico único e inviolable, imposible de modificar o alterar y grabado con láser.

Los usuarios que opten por este sistema deben adquirir por quince euros el chip en la página web www.identibike.es, y en breve en centros comerciales y locales especializados, y posteriormente acudir a la dependencia de la Policía Local del distrito "Molí del sol", donde le será tramitado y activado de forma gratuita.

Asimismo, debe dar de alta sus datos y los de su bicicleta en la página web, que actuará como coordinador entre los municipios adscritos a este servicio para agilizar la búsqueda de la pareja bicicleta/usuario.

Esta solución técnica, diseñada para cuadros de bicicletas estándar se presenta en un blister que incorpora un dispositivo de identificación por radio frecuencia (RFID), un sello adhesivo disuasorio de seguridad y un carné Identibike.

Para la colocación de este sistema, se retira el sillín y se introduce en el tubo del chasis de la bicicleta un tapón de poliestireno de alto impacto que protege un chip del tamaño de una pila botón. El tapón se empuja hasta el fondo donde queda ubicado de manera permanente y es activado.

El sello disuasorio de seguridad debe adherirse siempre en la zona delantera del cuadro de la bicicleta, en las proximidades del manillar y, una vez colocado, no se puede despegar ni reposicionar porque incorpora un adhesivo especial que impide su manipulación.

El tercer elemento que compone el sistema es el carné Identibike, que lleva impreso un código de barras único de identificación que relaciona este documento con el sello adhesivo de seguridad y con el chip RFID del interior de la bicicleta.

Identibike solo es operativo cuando se pasa por un lector específico de radiofrecuencia que permite contrastar la identidad del propietario con su bicicleta y este lector lo tiene la Policía Local en cada distrito de la ciudad, en el depósito de la Avenida del Cid y en los coches de atestados.

En el caso de desaparición de la bicicleta, el propietario debe formalizar la denuncia en una dependencia policial y notificar la sustracción en la web de Identibike, que se encargará de enviar a los diferentes municipios adscritos al sistema la información relativa a la misma.

Aunque en principio el servicio será activado en la ciudad de Valencia, el objetivo a corto plazo es ampliarlo a otras localidades del área metropolitana y hacerlo extensivo a toda la Comunitat Valenciana y el resto de España.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD