05-04-2011 / 11:20 h EFE

Según ha informado la UPV en un comunicado, este trabajo ha sido publicado recientemente en "Languages Resources and Evaluation Journal" y se enmarca dentro del proyecto Text-Enterprise 2.0, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

"En nuestros días, el problema del plagio, en particular el de texto, se ha incrementado debido al fácil acceso a grandes fuentes de información a través de medios electrónicos. Desafortunadamente, su detección es prácticamente imposible de forma manual", ha apuntado Paolo Rosso, investigador del Lab NLE de la Politècnica de València.

Junto a Alberto Barrón-Cedeño, estudiante de doctorado de la UPV, Paolo Rosso trabaja actualmente en el desarrollo de tecnología y aplicaciones para la detección automática de plagio y concretamente de plagio traducido, especialmente en aquellos casos en los que la fuente está escrita en inglés y el plagio está en castellano o valenciano.

"El plagio traducido se hace más frecuente cuando la información que se busca no está disponible en la web en el idioma materno, por ejemplo el valenciano. Si la detección de plagio en una misma lengua es de por sí complicada, ya que una persona puede modificar el texto original, cuando esta modificación implica un cambio de lengua la dificultad es aún mayor", ha añadido Rosso.

Los investigadores de la UPV han desarrollado uno de estos métodos, que se basa concretamente en modelos de traducción estadística.

Estos modelos "aprenden" cuáles son las potenciales traducciones de un texto de un idioma a otro a partir de grandes colecciones de documentos.

"Con lo aprendido, es posible calcular la similitud entre textos escritos en distintos idiomas y, si esta similitud es muy alta, se puede sospechar de la existencia de un caso de plagio traducido", ha afirmado Alberto Barrón-Cedeño.

A diferencia de otros modelos existentes, el método desarrollado desde el Laboratorio del NLE de la Politècnica de València tiene la ventaja de ser "robusto" cuando se enfrenta a lenguas poco relacionadas sintácticamente (por ejemplo, castellano y euskera).

"El objetivo es proporcionar la evidencia necesaria para que un experto tenga las mejores condiciones posibles para tomar una decisión final respecto a si ha habido o no plagio", añade Paolo Rosso.

En el marco de esta línea de investigación, el Lab NLE de la Universitat Politècnica de València ha organizado, conjuntamente con la Bauhaus Universitat Weimar (Alemania), y por tercer año consecutivo, una competición internacional sobre detección automática de plagio (http://pan.webis.de/), que se celebrará en Amsterdam en septiembre.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD