14-03-2011 / 17:50 h EFE

Barlow, que participa en San Sebastián en las jornadas "Diálogos de Cocina", explica en una entrevista a Efe que ocurre lo mismo con la creatividad, que a veces se reduce a una "imitación" a la que se han incorporado mejoras.

Pone un ejemplo: "En estos años en la industria del motor solo ha habido cuatro o cinco innovaciones, pero adaptaciones ha habido cientos".

Este "coach" asesora a firmas de los cinco continentes, especialmente a multinacionales, entre ellas Microsoft, Nestle, Telefónica y Lexus, aunque no se ve ni como un "salvador" ni un "médico" de empresas.

"Ayudo a que piensen mejor y de diferentes maneras lo que están haciendo. Hay demasiado piloto automático y un montón de gente que tiene que repensar", asegura este consultor que aboga por los "imperios de la mente", como hizo Winston Churchill, en una época en la que cree que "los imperios son demasiado físicos".

Señala que la primera reticencia cuando comienza a trabajar en una compañía es "la empresa en sí", que tiene "sus propios sistemas y controles para evitar riesgos".

"Si no arriesgas, si no estás preparado para fracasar, no puedes tener un prototipo de ideas y alcanzar el éxito creativo. Lo que suele pasar cuando planteas un '¿por qué no?' o un '¿qué pasaría si...?' ante una nueva idea es que la respuesta es 'sí, pero...'. El cerebro es perezoso", destaca.

Barlow señala que entre los expertos es más complicado introducir cambios. Siempre hay más posibilidades con una "mente principiante", propia de tradiciones como la japonesa, más abierta en ese sentido.

"Son los jóvenes de corazón, los locos y las personas poco convencionales los que tienen normalmente las nuevas ideas, no toleradas por los hombres de mediana edad, que son los dueños y jefes de las compañías", indica.

Una de sus fórmulas para propiciar el cambio de mentalidad y la aceptación de lo nuevo es "animar la gente a que hable con otra gente, visite lugares que no conoce, pregunte cosas difíciles e incluso haga preguntas estúpidas".

No sólo da consejos a los máximos responsables de las empresas, también se mueve por la base de la pirámide.

"A veces me doy cuenta de que ellos están más apasionados por la creatividad que sus jefes. Lo que hago es despertarles para mostrar que ellos son los que tienen el poder para repensar su vida, y eso también es un logro para sus superiores", afirma.

Hoy en San Sebastián, ha hablado para cocineros, empresarios, y personas del ámbito universitario en el congreso organizado por la comunidad gastronómica Euro-Toques y el Basque Culinary Center.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD