23-02-2011 / 15:00 h EFE

"Dicen quienes viven más cerca de esta pareja que era habitual escuchar discusiones, al parecer el hombre -el detenido- bebía, pero la verdad es que las veces que lo vi en el ascensor no noté nada raro", ha explicado a EFE Héctor Fierro, vecino del cuarto piso del mismo edificio.

Según el testimonio de este hombre, el supuesto agresor salió de su vivienda, en el número 6 de la calle de Gregorio Gea, alrededor de las 10.00 horas para comprar un cupón de lotería, momento en el que confesó al vendedor su crimen.

"Creo que ha sido el vendedor de cupones el que ha llamado a la Policía; el hombre iba sonriente, tranquilo y, aunque suene fuerte, parecía orgulloso", ha añadido.

"Era un vecino más, una persona normal y corriente. No parecía una persona agresiva ni tampoco vi nunca a su mujer con síntomas de haber sufrido malos tratos", ha explicado Sergio Argilés, también vecino de la fallecida, que vivía en la sexta planta del edificio.

En opinión de María José Miró, empleada de un supermercado cercano donde la pareja solía realizar sus compras, el detenido "es una persona muy seca" que, al parecer "iba bebido cuando ha sido detenido".

"Cuando los veía juntos pensaba que la mujer era su hija porque es mucho más joven que él", ha asegurado.

Otros testimonios de vecinos del mismo edificio han apuntado la posibilidad de que el detenido hubiese sorprendido a su mujer con otro hombre.

Según ha informado la Policía, la víctima, de nacionalidad boliviana, no había solicitado orden de alejamiento respecto del supuesto agresor, de nacionalidad uruguaya, que permanece detenido.

Tampoco consta que la mujer hubiera presentado denuncia alguna contra el hombre, según las mismas fuentes, que, no obstante, han añadido que ambos extremos "se están investigando".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Enero 2017
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD