04-02-2011 / 17:00 h EFE

El pasado día 2, la policía municipal de Girona recibió el aviso de un vecino que alertaba de que hacía tres días que había un vehículo estacionado en la calle Artillers con diversos cachorros de perro en su interior, a los que se oía ladrar.

El guardia de barrio del sector del Mercadal se dirigió al lugar y comprobó desde el exterior que en un monovolumen había dos jaulas con dos cachorros en el interior de cada una y un perro de raza Chihuahua fuera de las jaulas, que no dejaban de sollozar y ladrar.

Debido a mal estado que presentaban los animales y a la imposibilidad de localizar al propietario, la policía trasladó el vehículo al depósito municipal.

Además de los animales que se veían desde el exterior, la policía encontró otras cinco jaulas y en total liberó a 27 cachorros de razas como Pit Bull, Bull Terrier, Pomerania, Yorkshire y Caniche, Rottweiler y un perro adulto de raza Chihuahua.

Unas horas más tarde, el mismo policía localizó al propietario del turismo, que fue trasladado hasta las dependencias policiales para instruir diligencias.

La Policía Municipal ha imputado al propietario del vehículo una falta de malos tratos y abandono de animal doméstico, a la espera de poder determinar si el sospechoso, que tiene antecedentes por venta fraudulenta de animales, podría estar relacionado con un nuevo caso de venda fraudulenta.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD