04-02-2011 / 15:50 h EFE

Desde los bolsos más cotizados del diseñador Gucci hasta las tradicionales cajas de bombones de Ferrero Rocher o varias reproducciones en miniatura de los Lamborghini, cientos de productos de las grandes firmas italianas coinciden en esta muestra para reivindicar su autenticidad y luchar contra la industria de la falsificación.

Italia quiere frenar así el crecimiento de un negocio ilegal que en los últimos años ha multiplicado su presencia en el territorio italiano y que durante 2010 precisó la intervención de la Policía para confiscar más de 11,1 millones de falsificaciones.

Según los datos del Ministerio de Economía italiano, los sectores más afectados por este delito son los de la moda y los accesorios, aunque también hay otras industrias perjudicados por la piratería, como la juguetera, la alimentaria o la automovilística.

Para concienciar a los visitantes del daño que causan las falsificaciones a la economía del país, la exposición se divide en cinco salas diferentes dedicadas a los cinco sentidos -la vista, el oído, el gusto, el tacto y el olfato- en las que se exponen las creaciones originales y también las copias requisadas por la Policía.

Así, los visitantes puedan apreciar las diferencias y aprender la forma de distinguir un objeto original de uno falso.

En la sala dedicada a la vista, por ejemplo, se encuentra expuesto uno de los productos más imitados -y más vendidos- por los falsificadores: las gafas de sol.

Junto a los modelos originales de la marca italiana Luxottica, se muestran los falsificados que, a simple vista, no presentan grandes diferencias estéticas con la creación verdadera.

No obstante, los materiales con los que han sido fabricadas no son los mismos y, entre otras cosas, no cumplen la normativa de la salud visual vigente, por lo que pueden resultar perjudiciales para aquellos que se expongan al sol con ellas.

La directora de Comunicación de la Dirección de la Lucha Contra las Falsificaciones del Ministerio de Economía, Giovanna Di Capua, explicó a Efe que el primer objetivo de esta muestra es "sensibilizar a los ciudadanos de los peligros que conllevan las falsificaciones".

Di Capua espera que las más de seis mil personas que han visitado esta exposición -una gran parte de las mismas estudiantes de colegios e institutos de Roma- sean "más conscientes" de las consecuencias que pueden tener sus acciones y no compren productos falsos.

La muestra también centra su atención en las falsificaciones que existen entre los juguetes de los más pequeños, que pueden resultar especialmente peligrosas para los niños por la posible toxicidad de los materiales utilizados.

Por eso, estos productos han sido colocados en la sala dedicada al sentido del gusto, donde comparten espacio con los botes de la conocida crema de chocolate Nutella y el famoso queso parmesano italiano, que en la exhibición se acompaña de un vídeo explicativo sobre su elaboración artesanal.

"Lo falso no tiene sentido" cierra sus puertas en Roma el próximo domingo, pero Di Capua avanzó que visitará muy pronto otras ciudades italianas, como Milán, Florencia o Nápoles, y que probablemente también se exponga en otros países extranjeros, entre ellos España.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD