01-02-2011 / 19:00 h EFE

Al flautista santanderino Jaime Martín le acaban de nombrar director de la Orquesta de Cadaqués y se ha puesto como "misión" aportarle sus "contactos" con los "mejores del mundo", gracias a su trabajo en la London Philarmonic Orchestra o la Chamber Orchestra of Europe, para procurarle "mayor proyección europea".

La Orquesta de Cadaqués nació en el seno del Festival de Música de Cadaqués en los años 70, en 1988 empezó a llamarse como se la conoce y en 1990 se independizó de la localidad ampurdanesa, con la que ya no tiene ninguna vinculación.

Convocó poco después su concurso internacional de dirección, que han ganado, entre otros, Pablo González o Vasily Petrenko, e inició una andadura con la que ha llegado a un nivel "ni mayor ni menor" que el del resto de formaciones, ha asegurado hoy Martín en un almuerzo con periodistas.

El director, que comparte la batuta con Gianandrea Noseda, uno de los ganadores del concurso y titular desde 1994, piensa que la orquesta "ya suena muy bien" y que su aportación será utilizar todos sus "contactos e influencias" para lograr una mayor participación en los grandes festivales europeos.

De momento se estrenará, el próximo día 7 en el Auditorio de Zaragoza y al día siguiente en el Auditorio Nacional, con la "fantástica" violinista Lisa Batiashvili, con un programa que incluye el concierto de violín de Beethoven y la Sinfonía número 8 de Dvorák.

"El 'beethoven' de Lisa es increíble, de hecho es la razón por la que tocaremos esa pieza. Su interpretación es una pasada", asegura.

El flautista, primera flauta de la Royal Philarmonic Orchestra entre 1997 y 2001, y actual de la London Philarmonic Orchestra, la Chamber Orchestra of Europe, de l'Academy of St.Martin in the Fields y de la Orchestra English National Opera, debutó en la dirección en 2008 apadrinado por sir Neville Marriner, director invitado de la formación de Cadaqués.

Desde entonces, Martín (1965) ha dirigido a la Orquesta de Tenerife, la Sinfónica de Castilla y León, la Irish Chamber Orchestra, la Manchester Camerata, la Orquesta Nacional Capitolio de Toulouse, la Nacional de Lyon o la Orquesta Simfónica del Vallés y se pondrá al frente en los próximos meses de la Sinfónica de Mälmo, de la St.Martin in the Fields y de la de la English National Opera.

Está tan contento con su experiencia que piensa que "dentro de un tiempo", y "si todo va bien", dejará de tocar para dedicarse sólo a la dirección aunque no dejará de hacerlo cuando alguien como su admirado Marriner (Lincoln, Reino Unido, 1924) se lo pida.

Para él, y después de haber tocado a las órdenes de los mejores, "Abbado, Mehta y Harnoncourt", entre otros, "lo ideal" es que una orquesta "suene como un cuarteto de cuerda enorme".

"Lo más importante para dirigir una orquesta es caerles bien a los músicos, que quieran tocar bien ese día contigo, no ser dogmático ni copiar a nadie, por eso los primeros cinco minutos son cruciales", revela riéndose.

La Orquesta de Cadaqués, en la que permanecen 5 de sus fundadores de 1988 -entre ellos Martín-, es "un invento, un experimento, de jóvenes con talento que querían ver qué se cocía" y que desde el tercer año es un reencuentro "de músicos al máximo nivel", que se junta durante unos tres meses al año para hacer 8 giras.

La formación acaba de editar con el sello Trito el concierto del debut de Martín, en el que interpretaron la sinfonía número 3, Eroica, de Beethoven, y la Sinfonieta de Halffter, que tocaron en 2009.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD