30-01-2011 / 14:00 h EFE

Sin un solo coche en el aparcamiento, el centro comercial, levantado en torno a un hipermercado de la cadena francesa Carrefour, ofrecía hoy una imagen desoladora: los vidrios de los aparadores resquebrajados, los maniquíes rotos y sin ropa y un sinfín de bolsas, cajas y perchas esparcidas por el suelo.

"Está todo destruido, todo robado, encontramos poca ropa en el suelo y muy dañada", lamentó Abu Chakra, encargado de la tienda Vero Moda, situada al lado de una tienda de la cadena española Zara, que también fue asaltada.

Chakra explicó a Efe que ayer por mañana los responsables de las tiendas del centro comercial recibieron llamadas alertando de que la situación allí era crítica.

"Encontramos la parte de atrás en llamas y casi destruida, la gente seguía robando y nosotros alcanzamos a entrar en nuestra tienda y sacar lo que pudimos", dijo.

Según este testigo, el saqueo continuó a pesar del fuego, del que hoy podían verse trazos en las paredes de algunas tiendas.

Esta mañana los propietarios, encargados o empleados de los locales comerciales chapoteaban sobre el suelo cubierto de agua y comenzaban a hacer inventario de los daños.

Tiendas de ropa, joyerías, cafeterías e incluso Carrefour fueron arrasados por la turbamulta. "El noventa por ciento de la tienda está robado; robaron el ordenador, los CD y todo el dinero", enumeró Chakra, que agregó que "la situación es muy difícil".

En una esquina, la propietaria de una joyería recogía e iba amontonando cajas que habían contenido collares y pendientes mientras que unos metros más allá los empleados del hipermercado examinaban los estantes, todavía llenos en algunos pasillos.

"El fuego protegió esta entrada y por eso no robaron toda la comida", aclaró Chakra justo antes de que varios trozos de cristal de una claraboya elevada sobre el pasillo se desprendieran con gran estruendo sobre el suelo.

Cuando el pasado viernes el presidente egipcio, Hosni Mubarak, decretó el toque de queda y pidió al Ejército que saliera a la calle, terminaron los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes, pero las calles del país se vaciaron de agentes de seguridad, dando pie a escenas de pillaje y vandalismo.

Mientras contempla su tienda destrozada, Chakra, de origen libanés, considera una "ironía cruel" encontrar esta situación en Egipto tras haber pasado casi toda la vida en un país en permanente conflicto.

"Aquí no hay Policía, no hay nada, es muy triste lo que pasa", añadió.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD