19-01-2011 / 19:10 h EFE

Zapatero ha subido a la tribuna al término del debate de la reforma del Estatuto de Autonomía de Extremadura aprobada hoy por el Senado y ha hecho referencia al uso, ayer por vez primera en las sesiones plenarias, del catalán, gallego, vasco y valenciano, lo cual ha obligado a implantar un sistema de traducción simultánea.

Tras remarcar el presidente que el modelo autonómico hace posible el reconocimiento de "nuestra pluralidad territorial", ha apuntado que hoy asistía a un pleno donde "con total naturalidad" se había manifestado esa pluralidad con el uso de las lenguas cooficiales.

"Las lenguas en que muchas de sus señorías, como tantos ciudadanos se expresan a diario -ha manifestado-, encuentran hoy un nuevo espacio en la Cámara que está llamada, por definición, a reflejar la pluralidad territorial".

Y a continuación, Zapatero ha añadido que la Constitución reconoce que "son todas ellas lenguas españolas".

La polémica por el uso de las lenguas cooficiales, a la que se opone el PP, se había colado hoy durante el debate de la reforma del Estatuto de Extremadura, a raíz de una mención del senador del grupo popular José Antonio Monago al "extremeño" que iba a usar en su alocución al pleno de la Cámara.

En el turno a favor de la reforma estatutaria, Monago ha manifestado: "Me van a permitir que les hable en extremeño, que es el lenguaje de mi tierra, pero realmente me van a entender porque no hacen falta instrumentos para que compartamos este idioma".

Sus palabras han provocado algunas protestas en los escaños y aplausos procedentes del grupo parlamentario popular.

Posteriormente, ha hecho alguna otra mención al idioma "extremeño" que han generado nuevamente rumores en el hemiciclo.

La cuestión ha vuelto a la tribuna cuando el senador del BNG Xosé Manuel Pérez Bouza ha censurado a Monago por su "gracia", con la que a su juicio menospreciaba a las lenguas cooficiales.

"Se equivoca de plano, usted y los que le ríen las gracias", ha sentenciado entre protestas de los senadores populares.

El senador de ERC, Carles Bonet, ha arremetido contra quienes han criticado el uso de las lenguas cooficiales bajo el argumento de que es un despilfarro cuando "debería ser motivo de orgullo".

Bonet ha hecho notar que los 300.000 euros que cuesta esta medidas suponen "tres diezmillonésimas partes del PIB".

Y ha añadido que si alguien cree que es un despilfarro destinar este dinero "para que uno de los organismos centrales del Estado exprese la pluralidad lingüística congénita en España" es porque "no quiere la pluralidad, no ama la pluralidad y no ama a España".

Después, en un nuevo turno, el propio Monago ha pedido disculpas a Pérez Bouza por si creía que le había ridiculizado, pero ha insistido en que él hablaba en extremeño que, ha remarcado, "le puede gustar más o menos, pero barato sí que es".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2017
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD