12-12-2010 / 12:30 h EFE

Esta entidad ha explicado, en un comunicado, que no ha alegado contra esta ordenanza como tal sino que ha recabado 325 alegaciones que se han presentado en el Consistorio de forma individual.

Recuerda en su comunicado, que el Consistorio ha justificado esta ordenanza en las quejas de diferente índole que recibe de los ciudadanos; de hecho, cuando se presentó el proyecto la concejala Concepción Arribas presentó 300 quejas por escrito.

Frente a ese dato, dice la plataforma, "en apenas diez días hemos recabado 325 apoyos individuales" contra el proyecto.

Sus miembros critican también que el Consistorio "haya vendido esta ordenanza como algo singular" cuando "se pueden comprobar las semejanzas con las ordenanzas de Barcelona, Granada, Sevilla, Lugo, Oviedo y Pamplona" con lo que la normativa "parece venir de serie".

Recuerdan que al presentar estas alegaciones de forma individualizada no se pude decir que quien está en contra de la normativa "se esconde detrás de plataformas anónimas".

Esta Plataforma, concluye su comunicado, considera que la futura ordenanza "ponen en jaque, a pesar de su paradójico e interesado apelativo, es la convivencia y la participación social en un espacio público".

El Pleno del Ayuntamiento de Logroño aprobó de forma provisional a principios de noviembre, con la unanimidad de los tres grupos, esta nueva ordenanza, que entrará en vigor el próximo mes de febrero.

Entonces, la concejala de Medio Ambiente, Concepción Arribas, subrayó que la normativa "no supone quitar la libertad al individuo" y que no busca sancionar, sino "que haya más responsabilidad en la sociedad, la protección de los bienes públicos y la rehabilitación y responsabilidad compartida, mediante la reparación del daño causado con trabajos a favor de la comunidad" La ordenanza recoge como faltas de diferente grado comportamientos como disparar petardos, lavar coches en espacios públicos, bañarse en fuentes o estanques, dejar basura fuera del contenedor, orinar, defecar o escupir en la calle.

También se castigará a los ciudadanos que hagan pintadas, arranquen flores o árboles, quemen contenedores, circulen rápido con la bicicleta por lugares no permitidos o dejen los animales en sus terrazas.

La ordenanza tampoco permite vender o consumir bebidas alcohólicas en los espacios públicos -al margen de fiestas tradicionales o actividades hosteleras con licencia-, pero siempre que conlleve algún tipo de alteración del orden, como el "botellón".

Las sanciones, que oscilarán entre 30 y 600 euros en función de su gravedad, aunque los infractores podrán cumplir su multa con trabajos a favor de la comunidad, como barrer las calles, desbrozar caminos en La Grajera, ayudar a repartir la comida de los ancianos, quitar carteles o colaborar con Protección Civil.

En el caso de que sean menores, la responsabilidad recaerá en sus padres.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD