16-11-2010 / 17:20 h EFE

"Yo creo que la clave del libro -porque muchos han dicho que es un libro sobre la Guerra Civil o sobre la historia de España o biográfico-, está en que en el fondo cuenta una batalla entre el impulso del ideal, la ilusión, y la crudeza de la realidad", señala Altarriba en una conversación telefónica con Efe desde Vitoria.

"El arte de volar" (Ediciones de Ponent), que cuenta ya con el Premio Nacional de Cómic de Cataluña de 2010, así como con el galardón a la mejor obra española del Salón del Cómic de Barcelona, relata la historia de la España del siglo XX de la mano de las vicisitudes biográficas del padre de Altarriba.

Desde su infancia en los campos aragoneses en 1918, pasando por la emigración a la ciudad, la Guerra Civil, los campos de concentración en Francia, la resistencia, la España "gris" de los años cincuenta, para terminar en la transición democrática.

"El arte de volar", afirma el escritor, nació "más de las tripas que de la cabeza" y, sobre todo, a raíz del "shock" que le produjo el suicidio de su padre.

"A partir de allí, yo me lancé a escribir cuando ni siquiera sabía si habría alguien que dibujase la historia. Luego he visto que este proceso de creación ha encontrado un público mucho más amplio del que pensaba", afirma el guionista.

De hecho, la novela gráfica se publicó en una edición numerada, de tan sólo 1.000 ejemplares, pensada para un "público adulto"; pero en seguida fue un éxito, comenta Altarriba (Zaragoza, 1952), y se desbordaron todas la previsiones.

El guionista escogió el lenguaje del cómic para contar la vida de su padre, porque éste le permitía una "reconstrucción más espectacular, más fiel y más impactante de los espacios de la historia".

"El cómic es un lenguaje que produce una de las representaciones más vivas del pasado, porque puede reconstruir con fidelidad desde la indumentarias, los paisajes, los armamentos... todo lo que constituye el ambiente de una época y, además, lo hace de una manera no arqueológica o muerta, sino viva", opina.

A cargo de los dibujos de la novela gráfica se encuentra Kim (Barcelona, 1941), ilustrador que Altarriba conoció "un poco por casualidad" en un festival de cómic cuando tenía escrito la mitad del guión, y del que sabía que tenía un registro "más realista" que el que utiliza en la revista satírica "El Jueves".

"Lo único que le pedí a Altarriba y al editor fue que no me metieran prisa", confiesa Kim en conversación telefónica desde Barcelona. "Porque yo tenía que hacer lo de 'El Jueves' -continúa-, y esto lo iba a ir haciendo a ratos, y no quería correr con una fecha cerrada".

En total, Kim estuvo trabajando en la historia cuatro años. "Yo me encargaba regularmente de engañarlo, para que pensara que llevaba menos tiempo del que llevaba y no se desesperara", apostilla, entre risas, Altarriba, quien no duda en admitir que uno de los "aciertos" del cómic está en los trazos del catalán.

Kim detalla que realizó la novela al mismo tiempo que iba leyendo el guión, es decir, dibujando a medida que leía la historia. Una técnica que le ayudó "a no cansarse" y que lo impulsaba a leer cada día un trozo de la historia, para saber qué pasaba.

"Quise hacer una narración muy clara, es decir, sin cambiar casi de forma, el tamaño de las viñeta es casi siempre el mismo; quería hacer algo clásico, por el tipo de historia", relata el dibujante.

En cuanto a las ventajas del galardón, Altarriba considera que el Premio Nacional de Cómic les supone un "reconocimiento y una visibilidad" que es fundamental en la industria del cómic, porque les permite acceder a un público "más amplio".

Y por si fueran pocos los triunfos cosechados, Altarriba informa que ya se está preparando una unidad didáctica para estudiantes de ESO y Bachillerato de "El arte de volar", que ayudará a los profesores a explicar la historia de España del siglo XX.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD