15-11-2010 / 16:20 h EFE

En su búsqueda de votos en el cinturón metropolitano, Montilla se ha desplazado hoy hasta Cerdanyola del Vallès, un municipio situado a unos diez kilómetros de Barcelona en el que ha mostrado su lado más cercano, sin dejar de lado los mensajes políticos. Esta vez sobre inmigración.

Vestido con tejanos, camisa y americana, el dirigente socialista se ha subido a una tarima y, micrófono en mano, ha protagonizado un nuevo mitin relámpago, rodeado de un centenar de simpatizantes y afiliados, pero también de numerosos transeúntes que se han ido uniendo al grupo sorprendidos de ver al presidente de la Generalitat hablando en tales circunstancias en su ciudad.

Esta vez, Montilla ha centrado su discurso en la inmigración. Ha denunciado que CiU y PP utilicen esta problemática con fines electorales y ha asegurado que el PSC ha trabajado y seguirá haciéndolo para garantizar la cohesión social y hallar soluciones a las posibles tensiones que puedan surgir en este ámbito.

"No nos importa hablar de la inmigración, pero no hablamos sólo de ella cuando se acercan las elecciones para conseguir cuatro votos, a diferencia de la derecha", ha proclamado.

Arropado por sus simpatizantes, que sostenían pancartas como "Montilla presidente" o "Ni independentistas ni de derechas", Montilla, cómo no, ha pedido el voto para su formación, la única garantía de progreso para Cataluña, ha dicho, tras reivindicar "el trabajo hecho" y la "solvencia y seriedad" de sus propuestas.

Concluido el breve mitin, que ha tenido como escenario la plaza de la Esglèsia de Cerdanyola, frente al Ayuntamiento, Montilla ha saludado y charlado con los presentes, algunos de los cuales han aprovechado la ocasión para saludar, felicitar o expresar sus quejas y malestar al aún presidente catalán.

Así, un joven llamado Julián, profesor interino, se ha quejado de que con la crisis las plantillas de las escuelas públicas se han recortado y que cada vez se recurre menos a los maestros sustitutos.

Montilla ha negado tajantemente esta situación y le ha pedido el teléfono, que el joven le ha facilitado escrito en un trozo de papel, para hacerle llegar los datos que demuestran los avances en materia de educación que se han logrado con el gobierno tripartito.

Montilla también ha podido hablar con un escolar que había ido de visita al Parlament y que quería comentarle al presidente catalán que le había parecido "superguay".

"¿Te animas a ser parlamentario?", le ha preguntado Montilla, a lo que el niño, de once años, le ha contestado: "Es posible".

El menor también le ha explicado que la asignatura que más le gusta es la de Matemáticas, mientras que su hermana, más tímida y con un hilo voz casi imperceptible, le ha preguntado al 'president' por su signo zodiacal.

Montilla nació el 15 de enero de 1955 en Iznájar (Córdoba) y por tanto es capricornio.

La visita a Cerdanyola, adonde Montilla había acudido en cinco ocasiones como presidente catalán, ha finalizado en un bar próximo al ayuntamiento, donde el propietario del mismo ha invitado a unas cañas a la comitiva socialista, entre ellos al propio presidente Montilla.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD