29-10-2010 / 9:00: h EFE

La célebre bailarina española, llamada en realidad Guillermina Martínez Cabrejas y fallecida en 2008 a los 91 años, vertebra este primer documental de Cabrero, afincado en Londres desde hace siete años y que ha presentado en la sección Tiempo de Historia de la 55 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

Porque la danza española no es sólo el flamenco, sino también la Escuela Bolera, la Folclórica y la Estilizada, el director ha querido simbolizar esa diversidad de enfoques y matices en la figura de Mariemma (1907-2008), la bailarina ingrávida y alada que, a pesar de su escasa estatura, ha sido una de las que más espacio ha llenado y recorrido en los escenarios.

"Mis caminos a través de la danza" es la historia de un empeño personal, de un afán de superación en tiempos difíciles y también de "una maduración artística" que culminó con la creación de una compañía de ballet que, "sin subvenciones, sin agentes y con mucho sufrimiento", llegó a mover por el mundo a un centenar de personas entre músicos, artistas y técnicos, ha precisado el director.

Todo ello lo recuerdan en el documental quien, como Enrique Morente, se dio a conocer en esa compañía Mariemma-Ballet de España, y quienes con el transcurrir de los años bebieron de esas fuentes hasta labrar un destino propio como han hecho Lola Greco, Aída Gómez y Joaquín Cortés, también entrevistados por Cabrero.

Hija de un zapatero aficionado al teatro clásico y de un ama de casa que la inoculó la afición por la música española, Mariemma nació en Íscar (Valladolid) en 1907, setenta y un años antes que Cabrero, nacido también en esa industriosa población que desde hace años custodia la memoria de la bailarina, coreógrafa y productora a través de un museo que lleva su nombre.

"A pesar de no haberla conocido siento como que es mi amiga desde hace mucho, y tengo que darla las gracias, allá donde esté, porque me ha permitido conocer a mucha gente, muchas historias, muchas vidas", ha reflexionado Cabrero.

Admiradora y deuda de Antonia Mercé "La Argentina", Mariemma emigró a París a los dos años de edad con su familia, y su primer contacto con el baile fue a través de la interpretación de sevillanas y jotas aragonesas que, a cambio de la voluntad, recibía en los cafés-cantantes de la capital francesa, donde su hermano Tomás la llevaba con apenas cinco años.

Años después ingresó en la Escuela de Danza del parisino Teatro Chatelet, donde en poco tiempo fraguó como primera bailarina hasta que decidió formar su propia compañía con su hermana María Asunción, y tiempo más tarde regresó a España tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Su presentación en el Teatro Español de Madrid, en 1943, fue el punto de partido de una laureada carrera que la llevó a pisar con su compañía los principales escenarios del mundo a través de giras internacionales por París, Nueva York, Londres, Milán, Roma y Bruselas, como queda acreditado en el documental.

"Sólo en cierto modo, existe un cierto paralelismo entre su vida y la mía, ya que yo también nací en Íscar y hace ocho años y medio era carpintero", ha manifestado un ilusionado Cabrero que aspira a labrarse un hueco en el mundo de la cinematografía, ahora con su paisana Mariemma como principal mentor.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD