04-10-2010 / 16:00 h EFE

Los conservadores cuentan desde las elecciones legislativas de abril pasado con una mayoría superior a los dos tercios en el Parlamento, y con los resultados de ayer controlan la práctica totalidad del país.

Gobernarán en todas las 19 provincias húngaras, en Budapest, y también en 22 de las 23 ciudades más grandes.

Los mercados y los analistas locales esperan ahora los anuncios del gabinete relacionados con la política económica, ya que el país centroeuropeo es uno de los más golpeados por la crisis.

Hungría recibió en el año 2008 un crédito internacional de 20.000 millones de euros para evitar el colapso económico.

Para seguir recibiendo fondos deberá reducir su déficit presupuestario por debajo del 3 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) hasta el año 2011.

Orbán ha advertido a sus seguidores de que al país y a sus ciudadanos "ahora les espera lo más difícil", en referencia a posibles medidas de austeridad.

Péter Krekó, director de investigaciones del instituto "Political Capital", explicó hoy a Efe en Budapest que tras ganar todas las elecciones desde las europeas de 2009, el Fidesz tendrá ahora tres años sin comicios.

Eso es ofrecer la posibilidad de llevar a cabo cambios estructurales, sin tener que fijarse en cómo afectarían éstos la popularidad del partido, agregó el analista.

Varios políticos del Fidesz ya han anunciado que habrá "profundos cambios", aunque nadie conoce por ahora los detalles de estas reformas.

Según Krekó, es probable una "cierta centralización" del Estado, como el traspaso de competencias de los ayuntamientos al gobierno central, por ejemplo en la sanidad o en el transporte comunal.

Sea como sea, en las próximas semanas el Parlamento tendrá que debatir los detalles del presupuesto para el próximo año, que tendrá que ser "muy severo", coinciden los analistas locales.

Otro punto del que ya hablaron miembros del gobierno es un "impuesto especial al sector energético y de telecomunicaciones".

Hungría había fijado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) un déficit presupuestario del 3,8 y del 3 por ciento para 2010 y 2011, respectivamente.

Las negociaciones sobre el futuro desembolso de fondos se suspendieron en julio pasado, debido al desacuerdo sobre medidas adicionales de austeridad que Budapest debería introducir, lo que aumentó la incertidumbre sobre una pronta recuperación del país.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD