22-09-2010 / 12:20 h EFE

La ley, aprobada por amplia mayoría gracias a los 117 votos de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA frente a los 17 votos en contra de PP y Ciutadans (C's), cumple el artículo 6.5 del Estatut, que establece que "la lengua occitana, denominada aranés en Aran, es la lengua propia de este territorio y es oficial en Cataluña".

El vicepresidente del Govern, Josep Lluís Carod-Rovira, encargado de presentar el proyecto, ha destacado que la ley permitirá dar "al occitano una protección de la cual no ha gozado nunca".

Carod ha recordado que a lo largo de la historia esta lengua ha sido "perseguida" o sometida al olvido, por lo que se ha felicitado de que Cataluña sea uno de los pocos territorios en la Unión Europea y el único dentro de España que reconoce tres lenguas oficiales.

La ley del aranés aprobada hoy reconoce, protege y promueve esta lengua, regula su oficialidad en todo el territorio catalán y su uso en las instituciones propias del Val d'Aran y prevé la creación del Instituto de Estudios Araneses, un organismo independiente que se encargará de fijar las reglas.

Tanto el Consejo General del Aran y los ayuntamientos de este valle pirenaico como la Generalitat tendrán que utilizar esta lengua en las relaciones con los ciudadanos araneses.

El aranés, de hecho, será lengua de uso "preferente" en todas las instituciones aranesas, así como en los medios de comunicación, las escuelas y la toponimia de la comarca.

Precisamente esta referencia al uso "preferente" de la lengua ha sido esgrimida por PP y C's como máximo argumento para posicionarse en contra de la ley.

El diputado popular Rafael López ha subrayado la importancia que concede su partido al aranés, pero ha lamentado que se use el Val d'Aran para "desacatar" la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, que anuló un precepto que aludía al catalán como lengua de uso preferente en Cataluña.

Desde C's, Carmen de Rivera también ha denunciado que, si el catalán no puede ser de "uso preferente" en Cataluña, tampoco el aranés merece esta consideración en el rincón noroccidental del Pirineo, y ha alertado de que esta ley conducirá a la "imposición" de un "régimen sancionador" contra quienes no empleen esta lengua.

El Síndic de Aran, el socialista Francesc Boya, ha deplorado estas críticas y ha celebrado la aprobación de una ley que puede servir para salvar el aranés, una lengua hablada por unas 5.000 personas y que se encuentra en la "unidad de vigilancia intensiva".

Según Boya, "no hay ninguna lengua que tenga posibilidades de sobrevivir si no hay detrás un poder político que la defienda".

"Hoy es un día grande para el Val d'Aran", ha proclamado el Síndic d'Aran, que ha pronunciado toda su intervención en aranés.

La diputada convergente Carme Vidal ha calificado la ley de "hito histórico en las relaciones occitano-catalanas", una satisfacción compartida con la parlamentaria de ERC, Maria Àngels Cabassés, que se ha expresado en aranés, y por el ecosocialista Francesc Pané.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2018
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD