12-04-2010 / 13:10 h EFE

Según ha informado hoy la Comandancia de la Guardia Civil, M.P.N.G., madrileña de 27 años, ha sido detenida en Colmenar Viejo, donde trabajaba en una empresa legal en la que aprovechaba para hacer transferencias ilegales, supuestamente sin saberlo.

Había sido reclutada como tele-operadora por una empresa ficticia a través de internet para que hiciese una serie de transferencias para la misma, obteniendo un gran beneficio sin necesidad de desplazarse de su domicilio o trabajo habitual.

El resto de las personas implicadas en la estafa no han sido arrestadas, aunque se sospecha que la red principal está fuera de España.

La investigación comenzó cuando una persona denunció en Jerez de la Frontera (Cádiz) que había sido víctima de una estafa, y el seguimiento de las pistas que dejan este tipo de delitos llevó a los agentes hasta Colmenar Viejo, donde finalmente identificaron a la presunta autora.

Se corroboró que el dinero que había sido estafado al denunciante había sido desviado, a través de una segunda transferencia bancaria, hasta Ucrania.

Tras recopilar suficientes pruebas contra la sospechosa, la Guardia Civil la detuvo por un presunto delito de estafa bancaria a través de internet.

Cuando fue interrogada declaró que había sido contratada por una empresa on-line para realizar transferencias de la empresa desde su ordenador, y su sueldo consistiría en un 7% de la cuantía de las transferencias que realizase.

Las gestiones realizadas por la Guardia Civil han revelado que esa empresa es falsa, y que se trataba de una tapadera para ocultar numerosos delitos de estafa a través de internet.

El "phishing" es un método delictivo consistente en la obtención de claves bancarias mediante métodos electrónicos, gracias al cual el delincuente puede realizar movimientos bancarios en las cuentas de sus víctimas a través de internet.

La empresa ficticia ingresa el dinero obtenido de las estafas en la cuenta bancaria de su supuesto trabajador, que la reenvía a otras cuentas indicadas por la empresa fraudulenta.

Con cada transferencia, el empleado-víctima recibe como sueldo un ingreso en su cuenta bancaria, correspondiente a un porcentaje del dinero que ha reenviado.

La Guardia Civil ha advertido de que las personas que aceptan un trabajo mediante internet, supuestamente legal, fácil y muy bien remunerado, consistente en transferir dinero, pueden ser víctimas que incurren en un delito sin saberlo.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD