02-03-2010 / 17:51 h EFE

Fuentes municipales han dicho hoy a EFE que hace ya casi trescientos años que los habitantes de Bernardos llevan a su patrona, la Virgen del Castillo, a la ermita que lleva su nombre, para devolverla, tres días después, entre el 21 y el 26 de mayo próximos, a la iglesia parroquial del pueblo, en una procesión que dura toda la noche del martes.

Tradicionalmente, la subida, una fiesta con un claro componente religioso que ha trascendido a lo meramente popular, se celebraba sin una cadencia fija, para pedir a la Virgen que intercediera por el pueblo en caso de sequías y calamidades o para celebrar acontecimientos religiosos, sociales o políticos.

Desde 1940, la Subida al Castillo se celebra cada diez años, convirtiéndose en la gran cita de los hijos e hijas de Bernardos, que acuden desde todos los puntos de España para asistir a la fiesta, hasta el punto de que la población se multiplica por ocho.

Los habitantes de Bernardos se vuelcan de manera altruista y voluntaria con los preparativos para su gran fiesta decenal hasta tres años antes la Subida al Castillo.

El pueblo se decora con seis arcos de flores que tejen las mujeres de Bernardos para colocar al paso de la Virgen, mientras que los jóvenes ensayan a diario, durante los años previos a la Subida, bailes populares castellanos, paloteo y jotas, que se ejecutan única y exclusivamente durante la Subida.

La primera noticia sobre la imagen de la Virgen la dio Simón Bufeta, natural de Domingo García, pastor del ganado lanar perteneciente a Juan de Bartolomé Barrios, vecino de Bernardos.

En 1723, Bufeta contó a su patrón haber visto en el Cerro del Castillo y, por tres veces, la aparición de una imagen de la Virgen de especial hermosura y resplandor, pero no le creyó y le dijo que sería ilusión.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2018
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD