29-04-2018 / 12:10 h EFE

Alfredo Abadías, doctor en Derecho Penal y profesor del Máster Universitario en Derecho Penal Económico de UNIR, ha alertado a Efe de que "la iniciativa privada le ha tomado la delantera al sector público" en la atención y reeducación de los casos de violencia filio parental.

Abadías imparte un seminario sobre violencia filio parental enfocado a los alumnos del Grado de Criminología de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Ha explicado que el sector público no ha tomado medidas para la reinserción de estos casos, por lo que ha reclamado la aprobación de una Ley para que se pueda atender a las familias que no tienen medios para costear un recurso privado residencial, que puede llegar a costar entre 3.000 y 4.000 euros mensuales.

Este experto ha asegurado que España es "puntera a nivel mundial" en investigación de violencia filio parental y en recursos privados y concertados, por lo que ha demandado "más fondos públicos para financiar los centros que ya funcionan".

También ha apostado por trabajar en prevención para evitar que el tema "se enquiste" y acabe en proceso penal, lo que supone una reeducación "más cara y más compleja".

El perfil de uno de estos agresores es de un adolescente de unos 15 o 16 años, de clase social media-alta, que ejerce la violencia física por parte de los varones y el maltrato psicológico en el caso de las chicas.

Entre las causas de la violencia filio parental ha citado las patologías mentales; el consumo de tóxicos, como marihuana, cocaína y drogas sintéticas; la ingesta intensiva de alcohol en fines de semana; y las bebidas energéticas, que son euforizantes y "muy dañinas para la saludad si se toman sin control ni mesura".

También ha aludido a la factores educacionales, ya que en ocasiones las familias optan por patrones "erráticos", demasiado "sobreprotectores" o muy rígidos.

Este experto ha explicado que el abordaje penal de estos casos, cuando se trata de menores con edades de entre 14 y 18 años sin cumplir, "no busca el castigo, sino la reeducación y la reinserción del menor infractor".

El objetivo es "recuperar al menor agresor para que pueda reincoporarse a la sociedad e integrarse en su familia".

Pero, según datos recogidos en la última Memoria de la Fiscalía General del Estado, también hay infractores con menos de 14 años, que es el tope de edad penal, por lo que tendrían un tratamiento distinto, al no poder aplicarles la Ley Penal del Menor.

La Sociedad Española para el Estudio de la Violencia Filio-Parental (Sevifip), de cuya junta directiva forma parte este investigador, persigue que haya un registro real de todos los casos que se producen en España.

Ha precisado que, en la actualidad, solo se dispone de los datos que proporcionan las fiscalías territoriales, pero no todas emiten esas estadísticas y algunas no las diferencian de los delitos de violencia doméstica general.

Por ello, ha precisado que solo un 10 por ciento de los casos son denunciados y llegan a la justicia, "los demás se quedan en las consultas de los psicólogos y psiquiatras, en las tutorías de los colegios y, la gran mayoría, dentro de las familias, con el sufrimiento silencioso que conlleva esta violencia tan cruel".

"Por vergüenza, por impotencia, porque no se lo acaban de creer, por desconcierto o por miedo a las consecuencias de lo que le pueda pasar a su hijo si le denuncian, muchos padres guardan silencio, no saben dónde acudir y, cuando lo hacen, la situación está ya muy enquistada", ha constatado.

Los programas españoles para reeducar a estos menores aseguran un éxito en el 75 por ciento de los casos, ha indicado, con un tratamiento personalizado e integral en el que también deben intervenir parientes cercanos y amigos, "para reconstruir unas relaciones familiares insanas".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2018
L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD