17-02-2010 / 19:10 h EFE

El propio título ya habla por sí mismo, a modo de metáfora, "del final de la juventud y del comienzo de la fase adulta, de ese choque entre los sueños con la realidad a la que nos conduce la vida", ha explicado hoy a Efe Boris Rozas (Buenos Aires, 1972), una temática "fácilmente reconocible por los lectores", ha precisado.

"Porque así entiendo yo la poesía: como la búsqueda de otros mundos perfectamente reconocibles", ha añadido este autor, hijo de españoles y que básicamente llegó a la poesía a través de los estudios de Filología que cursó en la Universidad de Valladolid, ciudad ésta donde reside desde su adolescencia.

Para Boris Rozas, autor de otros tres libros de versos, la poesía "se encuentra muy bien valorada en términos literarios pero aún se encuentra lejos de la sensibilidad de un lector medio que suele decantarse por la narrativa o los 'best seller' en la busca de mundos más reconocibles y asequibles".

"Ése es el principal problema con que nos encontramos los poetas, a pesar de que se edita mucha poesía, y que tenemos que combatir poco a poco en una labor que resulta muy complicada", ha añadido.

Las editoriales contribuyen a ello a través de la publicación de libros muy breves "porque así piensan que resultarán más digeribles", como ha ocurrido con "Huyendo de este jardín, me encontré con el viento", que mañana se presenta en Valladolid.

Es el cuarto libro de una nueva trilogía que Boris Rozas continuará "dentro de unos dos años" con una nueva entrega que consistirá en un viaje lírico por el continente americano, donde vio la luz primera y del que le quedan rasgos y percepciones, "maneras de ser" de la vida que allí dejó en sus primeros siete años de vida antes de recalar en León y después en Valladolid.

Atrás queda la trilogía que abrió con "Bagajes del alma" (2004), una recopilación de sus escritos iniciáticos, al que siguió "Lleno del mar" (2005), más maduro y "salpicado ya con ese existencialismo poético que siempre me ha preocupado", y que cerró "Hemisferio Sur" (2007), de carácter autobiográfico ya que evoca el salto de un continente a otro y su correspondiente adaptación vital y cultural.

El poemario ahora publicado está dedicado a Andrés Quintanilla Buey, fallecido en 2008 y que impulsó la creación de la Academia Castellano Leonesa de la Poesía, "en quien me he inspirado y que tanto me ayudó", ha concluido.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD