06-02-2018 / 15:58 h EFE

El expresidente y fundador del partido xenófobo Plataforma per Catalunya (PxC), Josep Anglada, ha acusado a tres exdirigentes de la formación de urdir un plan para que se emborrachara y sufriera un accidente de tráfico, durante el juicio celebrado hoy en la Audiencia de Barcelona en el que la Fiscalía ha pedido la absolución de todos los acusados.

En su declaración ante el tribunal, Anglada ha recordado que en 2014 el consejo ejecutivo de PxC, del cual formaban parte los tres acusados, acordó destituirle como presidente del partido.

La idea de los imputados, según la acusación particular, era que Anglada destrozara su coche y tuviera problemas con la justicia por haber sufrido un accidente conduciendo borracho, con lo que así se le cerrarían las puertas a poder presentarse en las elecciones municipales de mayo de 2015 con una candidatura que pudiera hacer sombra a PxC.

El Ministerio Fiscal ha pedido la absolución de todos los acusados mientras que la acusación particular ha solicitado una pena de nueve años para los exdirigentes de PxC Joan Carles Fuentes y Robert Hernando por una tentativa de homicidio, lesiones, daños y atentando contra la autoridad, y para Ignacio Mulleras ha solicitado una pena de dos años por un delito de conspiración.

El testimonio clave del juicio ha sido Francesc Bueno, exmiembro de PxC y abogado que había representado a Anglada, quien ha declarado que los tres acusados le intentaron embaucar para participar en su plan de intentar desprestigiar Anglada y que, ante las insinuaciones de contratar a un conductor de un camión para que provocara un accidente de coche, decidió grabar las conversaciones que mantuvo con Fuentes y Mulleras.

Los acusados han afirmado todo lo contrario y han sostenido que en realidad fue Bueno quien se puso en contacto con ellos para organizar una comida con Anglada, hacerle beber y que al salir le estuviera esperando un control policial para practicarle un test de alcoholemia, sin mencionar el accidente.

También han acusado al expresidente de PxC de crear esta supuesta trama para vengarse de ellos por haber votado a favor de su destitución.

La prueba sobre la que Anglada sostiene su acusación es la grabación de las conversaciones que Bueno le dejó oír y en la que, en algunos momentos, parece que los tres exdirigentes accedan a participar en el plan del accidente.

Estas grabaciones han sido analizadas por la policía y se ha determinado que son reales pero que han sido editadas.

Los abogados de los acusados han explicado que las conversaciones han sido cortadas para que sean favorables a Anglada, ya que no se escuchan las partes en las que sus clientes se muestran sorprendidos y declinan involucrarse.

En sus conclusiones definitivas, la fiscal ha sostenido que los acusados no han cometido ningún delito puesto que no se ha demostrado la existencia de ningún camión, ni de que se hubiese contratado a un conductor y que, en caso de que el plan fuera que Anglada condujera borracho y que avisaran a la policía para que le hiciera un control de alcoholemia, tampoco sería un delito.

Por todo ello, la fiscal ha afirmado que más ante que un hecho delictivo se encuentran ante las "cloacas de la política", ya que parece que la motivación de Anglada para iniciar este proceso ha sido sacar un "beneficio político".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2018
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD