12-02-2010 / 19:10 h EFE

"Subestimé el peligro. Probablemente fui demasiado prudente, demasiado optimista", señala Stern en una entrevista publicada hoy por "Le Monde", en la que advierte de que las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado más rápido de lo calculado en su informe, y la capacidad del planeta para absorberlas es menor.

Por eso "los efectos del calentamiento se dejan sentir más rápido", lo que necesita marcarse objetivos más estrictos en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) para evitar que se duplique el costo, señala el autor del estudio que le encargó el Gobierno británico para evaluar el impacto económico.

En concreto, dice que en lugar de limitar el CO2 en la atmósfera a entre 450 y 550 partículas por millón, como había sugerido en 2006, habría que limitar esa horquilla a 450-500, aunque eso incrementaría el costo del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial que había estimado en su informe al 2%.

Aunque parezca importante, será una cantidad "muy inferior a lo que nos espera si no hacemos nada ahora", advierte el experto, que pone el acento en que aunque se actúe enérgicamente para reducir las emisiones causantes del calentamiento climático, "parece inevitable" una elevación de la temperatura global cercana a dos grados centígrados.

En ese contexto, Stern lamenta los resultados de la conferencia internacional sobre el cambio climático de Copenhague en diciembre, aunque no quiso mostrarse pesimista porque se trata de un tema político sensible que evoluciona y, cuando menos, se logró el compromiso de países que hasta entonces no lo habían hecho.

"El acuerdo de Copenhague es un punto de partida, habría podido ser mejor si los políticos hubieran sido más inteligentes. Ahora hay que ir más lejos", argumenta.

Stern reconoce que la polémica sobre lo que califica de "errores" del grupo de expertos de la ONU sobre el cambio climático (GIOEC) le ha deteriorado su imagen, pero insiste en que "no cuestiona su diagnóstico global".

La conclusión del GIEC de que "el planeta corre el riesgo de experimentar un calentamiento de la temperatura sin precedentes en la historia de la humanidad sigue siendo sólida", afirma.

Es más, añade que "si actuamos como si la ciencia se equivocara, nos pondremos en una situación peligrosa de la que tal vez seremos incapaces de salir. Los escépticos tienen derecho de hablar y debatir, pero no de dar argumentos sin base y confusos".

En su informe de 2006, Stern advertía de que la inacción ante el cambio climático podría costar a la economía mundial hasta el 20% del PIB, y que tomar medidas urgentes para atajar el problema supondría un costo del 1% del PIB, que ahora eleva al 2%.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD