29-01-2018 / 11:28 h EFE

Una investigación de las Universidades Pompeu Fabra, Jaume I y Nebrija ha demostrado que la adquisición del miedo puede cambiar en función del lenguaje, y abre nuevas vías para estudiar el uso de idiomas extranjeros como ayuda en los tratamientos psicológicos.

El estudio se basó en recoger la respuesta corporal al miedo (dilatación de pupilas y sudoración) en distintas personas, y demostró que cuando el lenguaje principal es la lengua materna, el miedo es mayor que con un idioma extranjero, según informa la Universidad Pompeu Fabra en un comunicado.

Los individuos que participaron en el estudio con su idioma materno experimentaron de forma mucho más intensa las reacciones corporales que se asocian con el miedo, a diferencia de los que participaron en una lengua extranjera que dominasen.

Los idiomas utilizados fueron como lengua materna el castellano y el inglés como lengua extranjera que los participantes dominaban.

"Estos resultados abren una nueva línea para explorar la utilidad de usar una segunda lengua en terapias psicológicas", ha afirmado uno de los líderes del equipo de investigación, Albert Costa, y ha añadido que "servirán para los pacientes que tengan problemas para expresar su experiencia emocional ante hechos traumáticos".

Esta interacción entre el lenguaje y reactividad emocional permite que las personas se alejen más de sus emociones y podría convertirse en una nueva herramienta para psicólogos y psiquiatras.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD