02-01-2018 / 13:50 h EFE

Uno de los líderes nacionalistas corsos, Jean-Guy Talamoni, afirma hoy en una entrevista que publica el diario Le Parisien que sigue "con atención" la crisis en Cataluña, pero reconoce que no están en "la misma secuencia" y que por ello no se plantean la independencia.

Talamoni es uno de los dos líderes nacionalistas corsos que hoy asumen sus funciones al frente de las nuevas instituciones regionales, gracias a un acuerdo de coalición entre su facción independentista y la autonomista de Gilles Simeoni que dispone de la mayoría absoluta.

Los autonomistas de Simeoni lograron una mayoría aplastante en las elecciones regionales de diciembre y el acuerdo que alcanzaron ambos para diseñar un programa para los próximos diez años "no comporta un proceso de acceso a la independencia".

La razón, como él mismo reconoce, es que si se sometiera al voto de los corsos la independencia, "no habría mayoría". "Por eso -añade- la cuestión no se plantea por ahora. Veremos en diez años".

Hoy se formaliza el inicio de una nueva estructura institucional en Córcega, que fusiona la antigua región con los dos departamentos que la integraban.

Según el reparto del poder establecido por la coalición nacionalista Pè a Corsica (Por Córcega), que logró un 56,5 % de los votos en la segunda vuelta de los comicios regionales el 10 de diciembre, Talamoni será el presidente de la Asamblea y Simeoni llevará el "gobierno" autonómico.

El principal reto de esta coalición es que las autoridades francesas acepten una serie de decisiones que ya había adoptado la Asamblea regional para dar estatuto cooficial a la lengua corsa o permitir la creación de un estatuto de residente en la isla, con prioridad por ejemplo en el acceso a la propiedad.

Las otras reivindicaciones destacadas por Talamoni son la transferencia de competencias fiscales y "la amnistía para los presos y los buscados", es decir, para los independentistas que en el pasado estuvieron implicados en terrorismo.

El presidente francés, Emmanuel Macron, no se ha pronunciado sobre el futuro de Córcega desde el triunfo arrollador de los nacionalistas en diciembre, más allá de designar a la ministra delegada de Interior, Jacqueline Gourault, como representante de su Gobierno para las negociaciones con las nuevas autoridades regionales de la isla.

El ministro de Interior, Gérard Collomb, dijo hoy que las votaciones de diciembre a su juicio mostraron "una necesidad de renovación" y que los corsos lo que quieren es "desarrollo económico y social" frente a los problemas de paro o de vivienda.

Sobre el riesgo de una reaparición de la violencia política, Collomb consideró que "la mayor parte de la gente ha pasado página del terrorismo".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD