01-01-2018 / 11:09 h EFE

El 1 de enero de 1618 también era lunes y Gaspar Esteban y María Pérez Murillo bautizaron en la parroquia sevillana de la Magdalena al menor de sus 14 hijos, Bartolomé, cuya partida de bautismo conservada en el archivo de la iglesia es el primer testimonio del pintor, al desconocerse su día de nacimiento.

La iglesia de la Magdalena, que en tiempos de Murillo no ocupaba el edificio actual sino uno desaparecido a unos pocos metros de distancia, conserva en sus archivos varios documentos que permiten seguir el rastro de la familia del genio barroco cuyo IV centenario se conmemora ahora.

Murillo pasó sus primeros años en el entorno de esta parroquia y, junto a sus padres y hermanos, fue un insigne feligrés.

Con motivo del Año Murillo, la iglesia exhibe hasta el 11 de marzo algunos documentos relacionados con esa familia sevillana, entre ellos la partida de bautismo del pintor, en la capilla bautismal del templo, donde se conserva la pila de la iglesia original en la que Bartolomé Esteban Pérez -para la historia Murillo por el cambio de apellidos que introdujo en la familia su hermana Ana- recibió el sacramento.

"En lunes, primero día del mes de henero de mil y seiscientos y diez y ocho años. Yo, el licenciado Francisco de Heredia, benefiçiado y cura de santa yglesia de la Magdalena de Sevilla, baptizé a Bartolomé, hijo de Gaspar Esteuan y de su lijítima muger María Pérez. Fue su padrino Antonio Pérez al qual se le amonestó el parentesto espiritual y lo firmé", reza el documento que puede leerse en el libro de bautismos número 16 abierto por el folio 121.

Se trata del primer documento escrito sobre Murillo, ya que la fecha exacta de su nacimiento se desconoce -aunque por los usos de la época de bautizar a los niños recién nacidos se supone que fue en los últimos días de 1617- al igual que el lugar de su alumbramiento, pues la casa familiar tampoco se sabe exactamente dónde estaba, por los cambios urbanísticos que ha ido sufriendo esta zona del casco histórico de Sevilla.

Sí se sabe que vivían en la calle de las Tiendas -hoy Murillo-, junto al antiguo Convento de San Pablo, donde hoy se ubica la parroquia, ya que la antigua en la que fue bautizado Murillo se encontraba a pocos metros, en la actual Plaza de la Magdalena, si bien la parroquia como tal se trasladó a la iglesia conventual (reconstruida en su formato actual en 1691), y con ella sus archivos.

La vinculación familiar con la parroquia queda patente en la exposición, donde también pueden verse la partida de casamiento de sus padres (el 24 de julio de 1588), su ingreso como hermano en la cofradía del Rosario del convento de San Pablo (el 7 de febrero de 1644), la partida de su matrimonio con Beatriz de Cabrera (el 26 de febrero de 1645) y la partida de nacimiento de su hija María (el 24 de marzo de 1646).

En el archivo parroquial se conservan también las partidas de bautismo de sus 13 hermanos -él se llamó Bartolomé como el segundo, fallecido prematuramente-, las de defunción de sus padres (en 1627 y en 1628, que fueron enterrados en el antiguo convento y en la iglesia) y la de bautismo del segundo de los diez hijos que tuvo Murillo, José Felipe, de 1647, tras cuyo nacimiento el matrimonio se mudó a otra zona del casco histórico.

En la parroquia de la Magdalena no hay ningún cuadro de Murillo aunque sí de coetáneos, como un San Miguel y un San Gabriel de Pedro Roldán o el lienzo "Bautismo de Cristo" de su discípulo Juan Simón Gutiérrez, en la capilla que acoge la muestra.

Como curiosidad, muchos años antes del nacimiento de Murillo, en 1544, el antiguo convento de San Pablo acogió un acontecimiento importante para otro famoso Bartolomé, la consagración como Obispo de Chiapas de Fray Bartolomé de las Casas, "protector de los indios del Nuevo Mundo" según la lápida que lo recuerda.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2018
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD