04-12-2017 / 18:00 h EFE

La Audiencia de Palma ha confirmado el auto que puso fin a la instrucción del caso Son Espases y mantiene como investigado al exdirector general del Ib-Salut Sergio Bertrán por supuestos prevaricación, fraude a la administración, malversación y tráfico de influencias en la construcción del hospital público.

La sección primera del tribunal provincial ha desestimado el recurso interpuesto por Bertrán y ha confirmado el auto que dio continuidad a esta causa como procedimiento abreviado, ante la posibilidad de que los hechos investigados pudieran constituir un caso de corrupción.

Bertrán recurrió el auto que abre la posibilidad de que sea formalmente acusado por el presunto amaño en la concesión del concurso para construir Son Espases.

El que era director del Ib-Salut en aquella época rechazó en su recurso que existan indicios de criminalidad en su contra y sostuvo que su participación en el expediente de concesión de la construcción del hospital carece de trascendencia penal.

La Audiencia de Palma considera que existe "fundamento suficiente" para formular acusación contra Bertrán, ante la posibilidad de que participara en los delitos de prevaricación administrativa, fraude a la administración, malversación de caudales públicos y tráfico de influencias.

En el auto, el tribunal manifiesta "serias dudas sobre las verdaderas intenciones que provocaron la contratación de la entidad Global PM", empresa que hizo la valoración técnica de las ofertas que se presentaron al concurso, y añade que "no se precisaba" cuando esa labor ya la hacía otra entidad.

Señala que Bertrán intervino en la contratación de esa empresa que se llevó a cabo aunque "no había surgido la necesidad de acudir al asesoramiento externo" y cuando la Conselleria tenía medios propios y funcionarios para poder valorar las ofertas. La sala añade además que el concurso para contratar a esa empresa "según todos los indicios, estuvo amañado".

El tribunal califica como "perfectamente posible" que la contratación "presuntamente irregular" de Global PM por parte de Bertrán "pudiera tener por objetivo dejar al margen del control de los funcionarios de la Consejería la valoración de las ofertas económicas de los distintos licitadores para, de este modo, ajeno a toda supervisión por personas imparciales y objetivas, poder influir en el resultado del concurso".

"Lo que presuntamente se pretendía con la intervención de dicha empresa era interferir y determinar la voluntad de la Mesa de contratación a la hora de valorar las ofertas", evitar que hubiera un control de los funcionarios y "en consecuencia amañar el concurso, así como las reglas de transparencia e imparcialidad", señala el auto.

La sección primera de la Audiencia considera que Bertrán "puso en marcha" el artificio para defraudar a la administración y además entregó al presidente de la mesa de contratación un sobre - por mediación del entonces presidente del Govern, Jaume Matas-, que contenía las razones técnicas para justificar que la adjudicación se propusiera a favor de OHL, en lo que el tribunal describe como "una inducción en cadena".

En cuanto a la posterior suspensión del procedimiento, tras publicarse en prensa que el concurso se iba a adjudicar a OHL, y la petición de nuevos informes, el tribunal considera que sirven para corroborar el indicio del amaño.

La Audiencia califica de "razonable y sensata" la decisión del juez instructor de trasladar las actuaciones a las acusaciones para la posible celebración de juicio.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD