07-05-2017 / 14:50 h EFE

Tras una veintena de años dedicado a la información política madrileña, el periodista Felipe Serrano lleva a la ficción investigaciones, corruptelas y pasiones en su primera novela, 'La flor del Magnolio', una historia que tiene entre sus múltiples escenarios puntos emblemáticos de Madrid.

Ambientada en 1989 y con Amberes y Madrid como marco de acción, la novela, publicada por Playa de Ákaba, cuenta la historia del exinspector Senabre, un policía ya retirado que, al escuchar por la radio el hallazgo de un cadáver entre las paredes de una antigua sala de fiestas, tiene la certeza de que se trata de una joven desaparecida a la que buscó con ahínco años atrás.

Ese club de alterne es 'Alazán', una histórica sala de fiestas madrileña desaparecida en 1976 en un incendio y sobre la que después se alzó una sede bancaria.

"Desde siempre me atrajo la historia de Alazán. Ahí sitúo yo mi novela, en un sitio que ha existido realmente desde los años 50, aunque en realidad no era un club de alterne sino una sala de fiestas, y afortunadamente tampoco apareció ningún cadáver durante la transformación del edificio", explica Felipe Serrano a Efe.

Mañana presenta su libro en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid.

Bregado durante más de 20 años en la información local, este periodista minucioso y ágil se enfrentó a su primera novela al sentir la necesidad de contar una historia que se saliese de "los estrictos márgenes del periodismo".

"Creo que la ficción es algo que en algún momento a los periodistas nos ha tentado. Todos los periodistas llevamos un escritor dentro", sostiene Felipe Serrano.

Al inicio -bromea- tenía sus dudas sobre si iba a ser capaz de acabar su primera novela. Y aunque no aspira a convertirse en novelista, ahora guarda historias en el tintero que no sabe si tomarán forma a la espera de conocer el resultado de su "primera aventura".

"Es curioso porque yo al principio pensaba que la novela no tenía nada de mí, pero cuando la examino me doy cuenta de que tiene mucho", responde cuando le preguntan por el personaje de Marina Monforte, una periodista veterana y radiofónica como él, aunque en el caso de su personaje su especialización son los sucesos.

Pero además de las abundantes referencias periodísticas, la novela refleja otras de sus pasiones: "Lo primero la ciudad de Madrid, que me encanta. También me gustan los árboles y no es casualidad que la novela lleve el nombre del magnolio. Soy periodista y... Claro que tenía que salirme alguna alusión".

Junto a Madrid, el otro gran escenario de su relato es Amberes. "La primera vez que la visité no sabía que tenía que escribir esta novela. Me causó una gran impresión bajar del tren al lado de la Milla del Diamante y ver aquellos escaparates y a los judíos ortodoxos trabajando en la talla de los diamantes", relata Felipe Serrano.

En su primer "escarceo" como novelista, este periodista de Radio Madrid ha incluido además un homenaje a su "querida tierra" de la Mancha y ha encontrado además una vía de escape a la realidad cotidiana que, bromea, "desde el punto de vista informativo es muy plena pero no siempre edificante".

Felipe Serrano recibió en 2013 el premio de la Asociación de la Prensa de Madrid al periodista especializado en Madrid y ha escrito ya otros dos libros: 'Hotel Ritz. Un siglo en la historia de Madrid (Ediciones La Librería. 2010) y El tamayazo. Crónica de una traición (Catarata. 2013).

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2018
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD