31-03-2017 / 15:51 h EFE

La visión que un niño tiene de los tatuajes de su padre y los "vivos virtuales", una puesta al día del mundo de los zombies, son los protagonistas de las dos novelas ganadoras de los XV Premios Barcanova de literatura infantil y juvenil, que hoy han presentado sus autores, Maria Carme Roca y Jaume Cela.

Roca, autora de la novela juvenil "Selfies al cementiri", ha definido su libro como "una novela contemporánea que remite a las leyendas nórdicas", que constituye "una historia atrevida en el sentido de que uno de los protagonistas, uno de estos vivos virtuales, es un malo que no se redime".

La autora ha huido deliberadamente de las historias de zombies o vampiros que han vuelto a popularizar en los últimos años la literatura, el cine y las series de televisión para construir una historia de "realismo fantástico".

En "Selfies al cementeri" Roca habla de un grupo de jóvenes que han muerto de manera repentina por un accidente o una enfermedad fulminante y que como "vivos virtuales" se ubican en el viejo cementerio de Malmoe (Suecia), que la propia autora conoció en su juventud.

"Me gusta jugar con la estructura para que el lector siente la voz de cada uno de los personajes y por esa razón los vivos virtuales hablan en primera persona, y el resto hablan en tercera persona", ha comentado Roca.

Los integrantes del jurado han valorado de la novela juvenil "Selfies al cementeri" "el cuidado de la lengua, el estilo, la estructura y la presentación de cada momento, así como el trabajo a fondo de los personajes principales y secundarios".

Otro aspecto que han destacado es "el hecho de conseguir que un tema tan recurrente hoy en día como el de los espíritus se presente de una manera innovadora, fresca y conectando con los lectores juveniles".

Jaume Cela, autor de "El meu pare és una pissarra", ha dicho que su obra nació de una pregunta inicial sobre "cuál es la primera palabra que leemos, que normalmente no la sabemos, aunque sí sabemos cuál es la primera palabra que decimos o escribimos".

Cela ha señalado que se trata de "un libro que no explica una historia lineal, sino muestra al lector en pequeñas narraciones lo que hay detrás de cada tatuaje que tiene el padre, a veces narraciones como el accidente que tuvo de moto, y otras con un carácter más simbólico".

De la obra infantil, el jurado tuvo en cuenta que "se trata de una historia valiente que presenta a un personaje poco común en la literatura infantil: un padre diferente", y que además supone "un canto al amor de la familia, al amor padre-hijo".

En nombre del jurado, la editora Sara Moyano ha indicado que la obra de Jaume Cela demuestra que "la literatura infantil puede dar todavía alguna vuelta de tuerca" y el gran acierto de este libro es "tratar al lector juvenil como un lector adulto".

El jurado estaba formado por la escritora Anna Manso, la docente Anna Badia, el escritor Miquel Arguimbau, el asesor literario Pere Martí y la editora de infantil y juvenil de Anaya, Sara Moyano.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2017
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD