13-02-2017 / 22:40 h EFE

Con la elección de Yahya al Sinwar como nuevo líder de Hamás en la Franja de Gaza y segundo en la organización, el movimiento islamista palestino Hamás gira hacia su ala más dura.

"Silencioso, activo y con una habilidad única para el diálogo y para persuadir a la gente a que regrese al Islam como forma de vida" comienza la descripción que de él hacen las Brigadas de Ezedim Al Qasam -brazo armado de Hamás- en su página web oficial, en la que destacan que fundó los servicios de seguridad de Hamás en Gaza "Majd".

Nacido en octubre 1962, creció en el campo de refugiados de Jan Yunis (en el sur de Gaza), al que su familia llegó procedente de la cercana ciudad de Ashkelon (hoy Israel), donde vivía hasta la fundación del Estado en 1948.

Estudió leyes islámicas en la Universidad Islámica de Gaza, donde destacó como un joven activo y con popularidad, lo que le llevó a ejercer como presidente del consejo de estudiantes.

Según definen las Brigadas, "estableció el bloque estudiantil para ayudar a los alumnos a tener una vida universitaria más plena y que fuese constructiva hacia la libertad".

Para mantenerse y pagar sus estudios, trabajó en el sector de la construcción.

Fue detenido por primera vez en 1982, cuando pasó seis meses en prisión por participar en actividades subversivas, un hecho que "no le disuadió de continuar con el camino de la Yihad (guerra santa islámica)", asegura el grupo militar islamista.

Poco más tarde ayudó a fundar la red de seguridad Majd, encargada de detectar en Gaza a posibles colaboracionistas con Israel y vigilar los movimientos de las fuerzas israelíes.

Fue encarcelado de nuevo brevemente en enero de 1988 y, un año más tarde, participó en la captura y asesinato del soldado israelí Najshon Wachsman y volvió a ser detenido y condenado a 462 años de cárcel, a los que después se sumaron 25 años más por la participación en otro plan de captura de soldados.

En octubre de 2011 fue liberado por Israel en un intercambio de presos tras pasar 22 años en distintas prisiones, de las que trató de escaparse en varias ocasiones.

Según medios israelíes, a sus 55 años habla hebreo con soltura y se opuso al pacto que le liberó de prisión (en el que se intercambiaron 1.028 presos palestinos por el cabo israelí Guilad Shalit), al considerar que el acuerdo era demasiado blando y que se debía exigir a Israel más prisioneros.

Tras su excarcelación, fue gradualmente convirtiéndose en un hombre fuerte de Hamás, sobre todo como punto de conexión entre la vertiente política y las Brigadas de Ezedín Al Qasam, donde su hermano, Mohamed al Sinwar, es un destacado líder y uno de los señalados como autores de la captura de Shalit.

Medios palestinos como el digital "Al Risale", con sede en Gaza, le describen como "inteligente, con un fuerte carácter y muy duro".

El analista israelí Avi Isajarof aseguró esta semana en el diario digital "Times of Israel" que Sinwar "es un extremista incluso comparado con otros altos cargos del ala militar de Hamás. Pero el principal problema es que es impredecible", y le acusó de "brutalidad y violencia" hasta con miembros de su propio grupo.

"En el pasado fue conocido como 'El hombre de los doce', por los doce palestinos sospechosos de colaboracionismo (con Israel) a los que mató con sus propias manos. El número ha aumentado desde entonces", asegura el periodista.

Oficiales de seguridad israelí, añade, le describen como "impresionante y cordial" pero "que no dudaría en usar la violencia", y le acusan de haber continuado organizando ataques durante su estancia en prisión.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD