02-01-2017 / 13:01 h EFE

Ediciones del Subsuelo, pequeño sello especializado en la literatura centroeuropea, ha cerrado su primer lustro de vida con la publicación del libro que André Gide dedicó a Dostoievski, que la editora, Laura Claravall, ha justificado porque "fue la entrada por la puerta grande en Europa del autor ruso".

Gide descubrió al novelista ruso a través de su "Correspondencia", recuerda Claravall en una entrevista con Efe, y "el estreno teatral de 'Los hermanos Karamazov' permitió a Gide conocer a sus colosales personajes, lo que desembocó posteriormente en una serie de conferencias en las que profundizaría en otras obras de Dostoievski, como 'Los demonios', 'El adolescente', 'El idiota' o 'Memorias del subsuelo'".

Claravall ha comentado que en el Subsuelo se identifican plenamente con Dostoievski, "un autor más incómodo que Tolstoi y Turgueniev" y, de hecho, "el propio nombre de la editorial da algunas pistas sobre el motivo de haber elegido este libro para celebrar su quinto aniversario junto con el 195 aniversario del nacimiento de Dostoievski".

En el caso concreto de "Dostoievski" de André Gide, a Claravall y su equipo le pareció interesante recuperar las conferencias que el escritor francés dio en el teatro del Vieux-Colombier, ya que "Gide fue un destacado admirador y defensor de Dostoievski cuando todavía no era ni tan conocido ni tan admirado".

La editora hace un balance "positivo" de estos cinco años de Ediciones del Subsuelo, puesto que empezaron en 2011, en plena crisis. "Siempre he pensado que habría recorrido para ir a mejor".

Subsuelo mantiene la estrategia del primer día: "pocos títulos al año, cuatro o cinco, entre narrativa y ensayo, un ritmo adecuado por nuestro tamaño y sensibilidades".

Claravall asegura que han cumplido las expectativas económicas iniciales: "podemos subsistir" y cada vez llegan a más lectores, lo que les permite "seguir la producción planteada al principio" y "encarar el futuro con cierto optimismo".

Piensa la editora que Ediciones del Subsuelo ha encontrado el espacio que a los grandes sellos no les interesa demasiado, en su caso, "libros inéditos en español y mayoritariamente de Centroeuropa en narrativa, mientras que en ensayo buscamos autores como Proust, Dostoievski, obras que giran sobre la literatura en general o la creación literaria".

Del catálogo de Subsuelo, el libro que mejor ha funcionado ha sido, señala la editora, "El latín ha muerto, ¡viva el latín!", algo que puede extrañar "cuando parece que hay cierta tendencia a apartar las lenguas clásicas o la filosofía de la formación de los estudiantes, unos cambios que significarán negarles unas herramientas imprescindibles para su formación".

Que se haya convertido en un bestseller un texto que hace un recorrido por toda la escritura de la lengua latina, y que apuesta por que "el latín sea una lengua viva", dice mucho, según Claravall, de "las posibilidades que tienen algunos libros, aunque inicialmente no lo parece".

En cuanto a la escasa presencia de autores españoles en el catálogo, Claravall justifica que se debe al tipo de literatura que editan: "Publicamos a Adam Kovacsics, que es medio húngaro, y a Xavier Franquesa, que también se asemeja a ese estilo centroeuropeo, pero la idea es sacar más títulos de autores españoles siempre que encajen con nuestra línea editorial".

El perfil del lector de Ediciones del Subsuelo es "un lector habitual, que busca algo más que pasar un rato, que quiere libros más comprometidos con el hecho propio de la escritura, que exigen un esfuerzo luego recompensado con la lectura".

Fiel a su compromiso con el libro tradicional en papel, Ediciones del Subsuelo no tiene previsto explorar el formato digital: "el lector al que van dirigidos nuestros libros todavía prefiere coger un libro entre las manos, hojearlo y, cuando ya lo ha leído, colocarlo en su biblioteca para tenerlo siempre a su alcance", advierte la editora.

El próximo mes de febrero Subsuelo publicará una recopilación de textos de Béla Hamvas, del que Acantilado ya publicó "La filosofía del vino"; y antes del verano verá la luz el segundo volumen de la trilogía alpina de Werner Kofler, "Hotel Luz de crimen".

En la misma época estival editará un ensayo de Toni Montesinos sobre escritores destacados de la literatura universal, como Goethe y Tolstoi, que utiliza como excusa para "describir la época en que escribieron y hablar de otros autores con los que trabajaron".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD