23-08-2016 / 14:40 h EFE

La sociedad leonesa ha despedido hoy a la etnógrafa y filóloga Concha Casado con un emotivo funeral de quien fuera guardiana de la memoria y las tradiciones de León y al que ha asistido, entre otros, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, quien ha resaltado su figura "como defensora de la cultura, del patrimonio vivo, artesanía y arquitectura de los pueblos".

Herrera ha querido sumarse con su presencia al último homenaje y reconocimiento personal a la que se considera como una de las principales defensoras del patrimonio cultural leonés en todos sus ámbitos.

El presidente ha recordado que conoció a Casado tras entregarle el Premio Castilla y León de Conservación del Patrimonio en el año 2009 y ha resaltado sus rasgos personales "encantadora y dura a la vez, con un fuerte compromiso que le hacía ser exigente con las instituciones a la hora de salvaguardar los rastros culturales".

Así se ha reconocido durante su funeral en una abarrotada iglesia parroquial de San Marcelo al que no han faltado el alcalde de León, Antonio Silván, ni el presidente de la Diputación, Juan Martínez Majo, acompañados de representantes de la política y la cultura leonesa, así como familiares y amigos.

Durante el funeral el dulzainero Jesús Bayón ha sido el encargado de despedir a la etnógrafa leonesa con varios temas religiosos y un tema leonés como tributo a la que se considera guardiana de la memoria y tradiciones de León.

Una vez finalizado el funeral se ha procedido al entierro de Casado en el panteón del cementerio de León.

Un último adiós que según los presentes hace justicia a una de las mayores exponentes en la defensa y conservación del patrimonio cultural de la provincia leonesa como atestiguan los numerosos premios que se le han otorgado a lo largo de su vida.

Su larga trayectoria profesional se inició tras cursar en Madrid la carrera de Filosofía y Letras para a continuación desarrollar su labor investigadora y de difusión en etnografía en el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Casado se doctoró a finales de los años 40 con la tesis "El habla de La Cabrera", dirigida por conocido lingüista Dámaso Alonso, con el que formó equipo en el CSIC en el departamento de Etnografía del Centro.

Tras su jubilación regreso a León donde desarrolló una intensa labor a favor del patrimonio cultural y artesano de las población convirtiéndose en la impulsora de varios museos en los que se exhiben artes y artesanías tradicionales, entre ellos el Batán Museo de Val de San Lorezo y el de la alfarería de Jiménez de Jamuz.

Una labor que compaginó con numerosas publicaciones y con una defensa del patrimonio monumental y del arte popular de las áreas rurales leonesas.

Su trayectoria le ha valido numerosos premios, entre ellos el de Leonés del Año en 1989, convirtiéndose en la primera mujer que recibía este galardón; Premio Castilla y León de Conservación del Patrimonio en 2009 o la Medalla de Oro de la Provincia concedida por la Diputación en 2012.

Además, es hija adoptiva de los la comarca de La Cabrera, de la que siempre mantuvo lazos familiares y sentimentales, así como del Ayuntamiento de Carrizo de la Ribera.

Unos reconocimientos que han seguido durante los últimos años de su vida con el Premio de la Clínica San Francisco y el Premio Alfonso IX en el año 2015, concedido por el Ateneo Leonés por su "muy destacada contribución al estudio y divulgación del patrimonio, cultura tradicional y etnografía de la provincia de León".

El pasado mes de enero La etnógrafa Concha Casado recibió uno de sus últimos homenajes de manos del Museo del encaje de Villar del Monte, con motivo de sus 69 años de trayectoria en defensa de la cultura cabreiresa.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD