11-07-2016 / 13:19 h EFE

La historiadora del arte Mercè Vidal reivindica en un volumen enciclopédico el arte del Noucentisme, que, según ha explicado, ha quedado sepultado por el Modernismo, más estridente y del que se han publicado "demasiadas guías".

En una entrevista concedida a Efe, Vidal ha explicado que cuando en Europa se produjo la revalorización del Modernismo, del Art Nouveau, del Jugendstil, "aquí, como rémora de lo que sucedía fuera, también se comenzó a revalorizar el Modernismo a pesar de que también se hicieron algunas salvajadas, como en la Casa Lleó Morera, en el paseo de Gràcia".

El Novecentismo coincidió con una cierta oleada de clasicismo afuera y "hasta que los movimientos de vanguardia tuvieron menos incidencia, en los años 80, cuando se comenzó a hablar de posmodernidad, no se produjo esta oleada de cierto realismo ,de clasicismo en la que entraría el Noucentisme".

Vidal fija ese momento cuando las dos grandes capitales europeas del arte acogen sendas exposiciones: "Les Realismes, 1919-1939" en el Centro Pompidou y otra en la Tate Modern, "On Classic Ground", que tenía un ámbito cronológico más amplio y en la que estaban más representadas las obras novecentistas.

Entrados los años 80, evoca la historiadora, "la política cultural local se reflejó en lo que sucedía afuera, y fue entonces cuando se publicaron un exceso de guías modernistas, mientras que el bloque novecentista, que era más genuino y del país, se dejó de lado".

"Les joies del Noucentisme" (Enciclopèdia Catalana) pretende, según su autora, "hacer ver que hay unos valores estéticos, culturales, que son propios de aquí, que estaría bien que a nivel de turismo se hicieran valer y que ayudaran a promover la restauración del patrimonio novecentista, que cuenta con trabajos de esgrafiado preciosos o con una notable pintura mural".

La doctora en Historia de Arte Moderno y Contemporáneo ha escogido para esta ocasión las 120 obras más emblemáticas, siguiendo un criterio de calidad, pero también de que "estuvieran en buen estado, porque ha habido poca valoración y durante el franquismo algunas sufrieron una destrucción irreparable.

Por las páginas del libro, de gran formato, circulan imágenes de pintura, escultura, grabado (con una técnica que enlaza con el Barroco), el vidrio, la cerámica o la terracota.

El recorrido por el Novecentismo subraya también una de sus "peculiaridades", el arte del jardín, que tiene como referente internacional al francés Le Nôtre.

Ese arte del jardín tiene ejemplos en jardines como el Turó Park de Barcelona, Santa Clotilde (Lloret), Mar i Murtra (Blanes), o en áreas como La font de la budallera, de los primeros trabajos del Forestier, de quien también se puede contemplar el Jardín de la plaza de armas del barcelonés Parque de la Ciutadella.

"Es la plasmación -añade Vidal- de la idea de naturaleza domesticada, con escalinatas y bancos, pero en sintonía con la naturaleza, no de manera artificiosa".

La idea novecentista de los espacios públicos, alineada con Centroeuropa, es "ayudar a formar a los ciudadanos a través de los monumentos y las esculturas", pero también a partir de los grandes grupos escolares como los de Ramon Llull, Àngel Baixeras y Pere Vila, en Barcelona, del arquitecto Josep Goday; o centros culturales como el Palacio de las Artes Gráficas, actual Museo de Arqueología de Barcelona, o el Palacio de la Agricultura, hoy Teatre Lliure.

Vidal considera que "sería interesante reivindicar el Noucentisme en una gran exposición, que se podría hacer en el MNAC o en un centro cultural emblemático, pues la primera y última gran exposición, que reunió 500 piezas se presentó 1994 en el CCCB".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD