17-06-2016 / 10:50 h EFE

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha defendido hoy que el eventual referéndum que se haga en Cataluña debería tener únicamente dos opciones, para no crear equívocos, y ha afirmado que la elección se sitúa entre "independencia o decadencia".

Puigdemont ha pronunciado hoy la conferencia inaugural del XXVII Encuentro Empresarial en el Pirineo, donde ha reivindicado el "coraje" y empuje de Cataluña frente a una política española que ha demostrado en los últimos meses su "poca solvencia" y falta de capacidad para tomar decisiones.

Ante unos 200 empresarios, el presidente catalán ha defendido la necesidad de que Cataluña pueda decidir su futuro mediante un referéndum que, en su opinión, debería permitir a los catalanes elegir entre dos opciones: avanzar hacia la independencia o mantenerse en el Estado.

Ha señalado que incluir más opciones podría crear "equívoco", a la vez que ha subrayado que la elección sería clara: "independencia o decadencia".

"Podemos decidir que ya nos está bien lo que tenemos, pero hay que tener en cuenta que esta situación no cambiará en décadas", ha advertido el presidente de la Generalitat.

Ante la preocupación que han mostrado algunos empresarios por la influencia de la CUP en la acción de gobierno en Cataluña, Puigdemont ha querido dejar claro que "no tiene ninguna", ya que quien gobierna es Junts pel Si, coalición conformada por Convergència y ERC, y que los anticapitalistas son socios parlamentarios.

"Pero esto ya hemos visto que va como va", ha apostillado Puigdemont, en alusión al veto de la CUP a los Presupuestos de la Generalitat para 2016 en el Parlament.

Precisamente, la imposibilidad del Govern de tirar adelante los presupuestos ha llevado a Puigdemont a tomar la decisión de someterse a una cuestión de confianza en el Parlament el próximo mes de septiembre.

El presidente de la Generalitat ha señalado que ante el 'no' de la CUP a las cuentas no ha podido mirar hacia otro lado y "hacer que no ha pasado nada", como en la política española, donde hay un Gobierno en funciones desde hace seis meses.

La cuestión de confianza es un instrumento parlamentario extraordinario para ratificar ante los diputados la legitimidad de su figura, su Govern y su programa. En caso de no superar la votación, supondría su dimisión y habría que escoger un nuevo presidente.

"No me gusta, pero es obligatorio por ética democrática pedirle al Parlament si existe una mayoría o no", ha subrayado.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2018
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD