08-01-2016 / 18:00 h EFE

El gobierno municipal de Terrassa, encabezado por su alcalde, Jordi Ballart (PSC), se ha ofrecido a hacer de mediador en el conflicto surgido entre 15 agentes de la policía municipal y la única concejal de la CUP en Terrassa, Maria Sirvent.

El consistorio, según un comunicado, ofrece su mediación en un conflicto que comenzó con la intervención de Sirvent en el pleno municipal del pasado julio, donde criticó a la policía local hasta el punto que sus palabras suscitaron malestar entre un grupo de agentes que interpusieron una querella contra la CUP.

La querella, presentada por "injurias y difamaciones" fue admitida a trámite y Maria Sirvent ha sido citada a declarar el próximo 22 de enero en los juzgados de Terrassa.

Los agentes se querellaron porque la concejal criticó al Grupo de Intervención Especial (GIE) de la policía y pidió su disolución asegurando que actúa con "acciones contrarias" a los movimientos sociales de la ciudad.

El consistorio, por su parte, espera que las dos partes lleguen a un acuerdo porque: "los valores que están en juego son la libertad de expresión, el respeto y el honor de los trabajadores y trabajadoras, y son valores que debemos defender por todos los medios posibles", explica Ballart.

El ayuntamiento ha decidido pedir al Ilustre Colegio de Abogados de Terrassa que elabore un dictamen para poder proceder "de la manera más ecuánime posible".

"Desde el gobierno local se subraya que la demanda la ha presentado una quincena de agentes a título personal, que en ningún caso representan al cuerpo de seguridad ni al ayuntamiento", asegura el consistorio.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD