14-11-2015 / 19:10 h EFE

Unas 3.000 personas se han concentrado hoy en Caspe (Zaragoza) para reclamar al Gobierno de Aragón que autorice el tratamiento con el medicamento Ataluren para los niños Mario, Carlos y Sergio que padecen distrofia muscular de Duchenne.

Convocado por los centros escolares, AMPAS, asociaciones de Caspe y comarca, el Consejo de Salud y otros agentes sociales, el acto ha servido para trasladar la indignación y la impotencia de todo un pueblo que exige a las instituciones competentes la prescripción de este medicamento sin más dilación.

La concentración, en la que se ha guardado un minuto de silencio en solidaridad con los atentados de París, ha tenido lugar después de que esta semana la Consejería de Sanidad haya rechazado prescribir Ataluren para tratar a los tres niños aragoneses que padecen distrofia muscular de Duchenne, al considerar que no existen evidencias científicas que avalen su eficacia.

En la movilización de Caspe, localidad en la que residen los mellizos afectados Carlos y Mario, de 9 años, se ha dado lectura a un manifiesto en el que el tejido social de la población ha mostrado su repulsa a la negativa de la Consejería de autorizar el tratamiento cuando en otras comunidades como Galicia, Castilla-La Mancha, Valencia o Madrid sí se ha prescrito, según han recordado los concentrados.

En este sentido, el tejido social caspolino lamenta que el hecho de nacer en una u otra comunidad determine el acceso a un medicamento, una desigualdad que califica de "intolerable" y "vergonzoso".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD