02-02-2015 / 10:00 h EFE

La canciller alemana, la conservadora Angela Merkel, estará hoy unas cinco horas en Budapest, donde se reunirá con la cúpula del Estado y Gobierno de Hungría, en una visita criticada por la oposición de izquierdas.

Mientras el Gobierno conservador nacionalista húngaro considera que la visita de Merkel significa un espaldarazo a sus políticas, la oposición de izquierdas dice que la canciller viene para darle una especie de "tirón de orejas" a su correligionario Viktor Orbán.

Según el programa oficial de la visita, Merkel y Orbán tratarán hoy temas comunitarios y el conflicto de Ucrania.

El encuentro se realiza después de que el primer ministro húngaro criticara las sanciones europeas contra Rusia por la crisis ucraniana, con el argumento de que son contrarias a los intereses económicos de Hungría.

Por eso, analistas como Péter Krekó, director del Instituto Political Capital, aseguran que el encuentro de hoy estará centrado sobre todo en el acercamiento de Hungría a Rusia.

Según este experto, la canciller llega a Budapest para "mantener a los países rebeldes dentro de las corrientes principales de Europa", incluida Hungría.

Ya antes del estallido de la crisis en Ucrania el año pasado, que enfrenta a Rusia con Occidente, Hungría había firmado un polémico acuerdo con Moscú sobre la ampliación y modernización de su único reactor nuclear, en Paks, al sur de Budapest.

La visita de Merkel hoy se produce apenas dos semanas antes de que el presidente ruso, Vladimír Putin, se entreviste en Budapest con Orbán, a quien Moscú considera un importante aliado dentro de la UE.

La canciller también se entrevistará hoy con el presidente húngaro, János Áder, y posteriormente hablará ante estudiantes en la Universidad Alemana "Andrássy Gyula" de Budapest, donde recibirá el título de "doctor honoris causa" de la Universidad de Szeged.

Al final de su visita, Merkel visitará la gran sinagoga de Budapest, una de las más grandes del mundo, donde colocará una ofrenda floral ante el llamado "Árbol Conmemorativo Emanuel", en memoria de las más de 400.000 víctimas húngaras del Holocausto.

Anoche, unas 3.000 personas, convocadas a través de las redes sociales, se reunieron ante el Parlamento para manifestarse contra el primer ministro.

"Orbán no es Hungría" y "Hungría no quiere la mafia estatal de Orbán y el gobierno antidemocrático", eran los principales eslóganes de los manifestantes opositores.

Desde la llegada al poder de Orbán en 2010, su gobierno se ha enfrentado con la Comisión Europea, países vecinos, la prensa, la Justicia, la sociedad civil y empresas extranjeras, que le han acusado de actuar de forma autoritaria y no democrática.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD