01-01-2015 / 17:50 h EFE

La organización no gubernamental para el desarrollo "Ven con nosotros", implantada en Castilla y León, Madrid y Extremadura, acogerá el próximo verano a niños procedentes de la zona de conflicto entre Ucrania y Rusia, cuyas familias sufren las secuelas de esta contienda bélica.

La iniciativa de esta organización, que desde 1994 se dedica al acogimiento de menores ucranianos afectados por el desastre nuclear de Chernóbil, se produce después de que las autoridades ucranianas hayan solicitado este tipo de ayuda para niños de entre 6 y 16 años.

El presidente de "Ven con nosotros", Andrés García, ha realizado un llamamiento a quienes deseen acoger a niños cuyas familias soportan actualmente las "secuelas de un conflicto bélico", ha explicado hoy a Efe.

En las conversaciones mantenidas por representantes de la ONG con autoridades de aquel país, estas últimas se han mostrado dispuestas a "minimizar" las cuestiones burocráticas para "simplificar mucho más" la tramitación de las acogidas, que se producen desde medidos de junio, hasta finales de agosto.

García reconoce que a estas alturas de año se encuentran "escasos de familias", aunque es consciente de que a partir de las Navidades "se suelen animar".

En la actualidad cuentan 90 familias asociadas -la mitad realizan acogimientos-, de las cuales el 50 por ciento se encuentran en Castilla y León -Valladolid, Salamanca, Soria, Segovia y Burgos- y el otro 50 por ciento en Madrid, aunque también cuentan con una familia en la provincia extremeña de Badajoz.

Su andadura comenzó en 1994 cuando, según el presidente de la ONG, un grupo de amigos se planteó la necesidad de acoger a niños cuyas familias se hubieran visto afectadas por el desastre de la central nuclear, que convirtió Chernóbil en una ciudad fantasma.

Desde entonces, "Ven con nosotros", que se inscribió formalmente en el Registro Nacional de Asociaciones de forma oficial en 1996, ha traído a España a cerca de 700 niños ucranianos primando, por este orden, su proximidad a Chernóbil, el hecho de que vivieran en orfanatos y la procedencia de familias desestructuradas.

A partir de este año, se suma un nuevo perfil que se centra en el acogimiento de niños de las zonas de Lugansk y Donestk, situadas en el oeste del país y donde el conflicto entre Ucrania y Rusia provocó un clima bélico que ha afectado a los más pequeños.

"Necesitamos familias para que estos niños puedan pasar unas vacaciones saludables", explica Andrés García, quien comenta cómo durante este tiempo, los chavales son sometidos a varios controles médicos, ya que a las necesidades "afectivas" de algunos, se suman las sanitarias y de alimentación.

Según García, cuando retornan a su país a finales de agosto, la mayor parte de los pequeños ha crecido en dos meses y medio en torno a 2,5 centímetros y ha ganado "entre cinco y diez kilos".

Además de la labor de acogida, esta ONG ha realizado por primera vez durante 2014 un "trabajo de campo" realizando unos trabajos de reforma en un orfanato situado a unos 140 kilómetros al noroeste de Kiev, donde se invertirán en torno a 18.000 euros.

Las labores han incluido, entre otras actuaciones, diferentes reformas integrales en cocina, baños,y en la segunda planta y en los sótanos, así como la adquisición de nuevos colchones, entre otros materiales necesarios.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD