08-10-2014 / 19:00 h EFE

Profesionales sanitarios, familiares y afectados por un trastorno mental grave, agrupados en el Movemento Galego de Saúde Mental han celebrado esta tarde un foro de debate en reivindicación de un plan estratégico de salud mental en la Comunidad gallega.

En la mesa han participado Irene Martínez, psicóloga de la Unidad de Salud Mental de Noia, Mar Piñeiro, presidenta de la Asociación "Fonte da Virxe", y Begoña Portela, psiquiatra del servicio de psiquiatría de Santiago.

Las propuestas han evidenciado las carencias existentes en el sistema sanitario de Galicia, y todas han sido expuestas en este foro, que se ha realizado en Santiago de Compostela, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, que se celebra este 10 de octubre.

Portela, ha subrayado que en Galicia no existe ningún plan sanitario en este ámbito, y que el último del que se tiene constancia data del 2006-2011 y fue paralizado con el "cambio de gobierno de la Xunta".

En esa línea ha reclamado una mayor actuación por parte de las Administraciones públicas para aportar un mayor "respaldo" tanto a los enfermos como a los familiares de estos.

En ese sentido ha recordado que incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha presentado el denominado Plan de Acción para la Salud Mental 2013-2020, con el objetivo de fomentar el bienestar mental, prevenir los trastornos mentales, proporcionar atención, mejorar la recuperación, promover los derechos humanos y reducir la mortalidad de las personas con trastornos mentales.

Otras de las cuestiones que ha destacado es la "carencia de información oficial" sobre salud mental en Galicia, lo que produce, ha asegurado, que los "recortes" se realicen en determinadas materias sobre las que no constan datos de necesidades "ni presentes, ni futuras" de los pacientes.

Por otro lado, Piñeiro ha abundado en las características que cada día dificultan más la situación de las personas que padecen esta enfermedad, ya que a su juicio este colectivo sufre "marginación" acentuada por la falta de información y ayudas.

Así, Piñeiro, madre de dos hijos con problemas de salud mental, ha reclamado una atención que permita a este colectivo desarrollar "una vida lo más normalizada posible con los menores efectos secundarios".

Así, el Movemento Galego da Saúde Mental ha centrado sus demandas en reclamar una protección a "la salud mental en la comunidad", cubriendo necesidades importantes como integración laboral, y ayudas en alojamiento que incluyan cuidado y supervisión para poder atender de la forma adecuada a un grupo "especialmente y vulnerable".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD