19-05-2014 / 19:03 h EFE

El obispo del Episcopado de España y Portugal de la iglesia ortodoxa rumana, monseñor Timotei Laurana, se ha reunido hoy con el director general de Asuntos Religiosos de la Generalitat, Enrique Vendrell, al que ha pedido un convenio propio para obtener las mismas ayudas públicas que las otras confesiones.

En la reunión, en la que también han participado los presbíteros ortodoxos de esta comunidad en Lleida y Barcelona, Daniel Simón y Aurel Bunda, respectivamente, los representantes religiosos han evidenciado la ausencia de herramientas de reconocimiento legal o de convenios que permitan a esta comunidad religiosa aprovechar los beneficios que sí tienen otras confesiones.

Los representantes de la iglesia ortodoxa han puesto como ejemplo las ventajas tributarias para la adquisición de bienes inmuebles destinados al culto o la inclusión de la confesión religiosa en la oferta formativa de religión, como ventajas que sí disponen otras confesiones.

La comunidad ortodoxa y en particular la ortodoxa rumana ha crecido considerablemente en Cataluña durante las últimas décadas por los movimientos migratorios, sobre todo con posterioridad a 1992, fecha de los últimos acuerdos de cooperación entre el Estado español y tres de las religiones minoritarias entonces más representativas: evangélicos, judíos y musulmanes.

Los tres acuerdos fueron aprobados por ley el 10 de noviembre, respectivamente con la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), la Federación de Comunidades Israelitas de España y la Comisión Islámica de España.

Mientras que la religión cristiana católica mayoritaria en toda España está amparada por un Acuerdo de 1976 entre el Estado español y el Estado Vaticano, y aquellas otras confesiones disponen de acuerdos de cooperación, la comunidad ortodoxa rumana ha ido creciendo hasta superar los 100.000 fieles, pero no cuenta aún con ningún convenio.

En enero de 2010 se creó la Asamblea Ortodoxa Episcopal de España y Portugal, un interlocutor oficial del conjunto de las comunidades ortodoxas que incluye la comunidad presente en Cataluña.

Mientras que las iglesias ortodoxas griega y española fueron incluidas en el acuerdo de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), los ortodoxos rumanos quedaron excluidos.

Según han informado fuentes de la dirección general de Asuntos Religiosos, Vendrell les ha ofrecido apoyo para hacer llegar a las autoridades españolas su demanda.

Vendrell ya se reunió el pasado día 8 en Lleida con el padre Daniel Simón, párroco ortodoxo rumano de esta ciudad, donde cuenta con unos 1.200 fieles que reclaman de un espacio propio.

Actualmente celebran sus cultos en la iglesia católica del Carmen, algo transitorio mientras tramitan la adquisición del edificio de la antigua Comisaría de la Policía Nacional, el paseo de Ronda, hoy de titularidad del Incasol.

También la comunidad ortodoxa rumana de Barcelona celebra actualmente su liturgia en la parroquia católica de San Fernando, a la espera de poder terminar las obras de la Parroquia Ortodoxa Rumana San Jordi de Barcelona, que está en fase de construcción.

El edificio, ubicado en el distrito de Sant Andreu, es el primer templo rumano de propiedad en España.

En Barcelona, la comunidad ortodoxa rumana reúne a unas 800 familias.

Esta comunidad religiosa cuenta con otros 12 centros de culto en Cataluña.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD