09-03-2013 / 10:01 h EFE

Actuar rápido solicitando la entrega de un menor sustraído por el otro miembro de la pareja, que lo traslada a otro país, es clave para que la reclamación tenga éxito, porque cuando los casos "se enquistan" varios años, las circunstancias del menor cambian y se cierra la posibilidad del retorno.

España es uno de los países de la UE con mayor número de denuncias de sustracción de menores -junto a Alemania-, por el alto porcentaje de matrimonios y uniones de personas de distinta nacionalidad, a lo que contribuyen las colonias permanentes de alemanes e ingleses situadas en la costa y los inmigrantes procedentes de países latinoamericanos.

Según los últimos datos facilitados a Efe por el Ministerio de Justicia, en 2012 se tramitaron 214 solicitudes de sustracción de menores, de ellas en 133 era España el que requería a otro país la entrega del menor y en 81 casos se pedía a España que facilitara la devolución del niño a otro país.

Las cifras de menores que vivían en España de forma habitual y que han sido llevados a otro país por uno de sus progenitores se han estabilizado en los dos últimos años, después de que se triplicaran respecto a una década -en 2001 fueron 41-.

"Hay que demandar la restitución del menor lo más rápidamente posible", explica a Efe Francisco Javier Forcada, responsable en España de la Red Internacional de Jueces de la Convención de la Haya, porque advierte de que si se deja pasar el "plazo dramático de un año" se reducen las posibilidades de volver a encontrarte con tu hijo.

"Hay gente que suele esperar, porque dice 'vamos a negociar', pero si pasa un año y no se ha interpuesto una demanda de restitución, ya hay muchas posibilidades de que no prospere, porque se va a entender que el menor está establecido en el otro sitio o que de alguna manera se consintió", añade.

Por ello, el jurista aconseja dirigirse a la autoridad central española, que se encuentra en el Ministerio de Justicia, rellenar un formulario y dejar que se encargue de todos los trámites de la reclamación.

"Las vías penales no restituyen a los menores, pueden servir para otros fines, como localizar al menor, pero el que va a conseguir la entrega del niño es la vía civil", la que tramita la autoridad española, en la mayoría de los casos aplicando el Convenio de la Haya, suscrito por más de 80 países.

Forcada, juez de familia, explica que las cifras en España son muy altas, lo que implica dificultades en las tramitaciones, que insiste, deben ser rápidas para tener eficacia.

"El procedimiento es complejo y la rapidez necesaria no se consigue casi nunca", lamenta.

El plazo fijado por la ley para resolver la restitución es de seis semanas, aunque la mayoría se prolongan entre cinco o seis meses. Tras una reciente reunión europea, las autoridades plantearon que "sería razonable" hasta 36 semanas, explica el experto, quien apunta que en EEUU tardan una media de dos años.

"Si cuando se inicia el procedimiento la menor tiene 8 años y cuando se resuelve 13 años, no quiere volver con la otra parte", se ha establecido en ese entorno.

El proceso de reclamación es más sencillo en el caso de los hijos desplazados a países que han suscrito el convenio de La Haya -que prima el lugar de residencia habitual- y se complica cuando el destino es por ejemplo, Japón, Egipto o Argelia, fuera de esta regulación internacional.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD