17-11-2012 / 12:00 h EFE

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y del instituto alemán de Inteligencia Artificial han evaluado que las interrupciones en las aplicaciones de teléfonos inteligentes o "smartphones", sean a propósito o inesperadas, retrasan hasta cuatro veces las tareas.

Se trata, según han informado a EFE fuentes de la UPV, de un estudio conjunto con el fin de cuantificar el impacto de estas interrupciones, que se producen bien porque el usuario, ante la imposibilidad de poder interactuar con varias aplicaciones a la vez en su móvil, cambia voluntariamente de una a otra, o bien cuando se le corta la tarea al recibir una llamada entrante.

Hoy en día los teléfonos inteligentes son dispositivos que, más allá de llamadas o mensajes de texto, permiten ejecutar infinidad de aplicaciones aunque, debido a las restricciones que imponen los fabricantes de sistemas operativos móviles, no se puede interactuar con más de una a la vez.

Ello lleva al usuario a tener que coordinar múltiples tareas de manera secuencial, alternando el uso de distintas aplicaciones para poder conseguir su objetivo, lo que conlleva una "multicarga cognitiva" que puede ser "dramática" cuando la aplicación se interrumpe.

El investigador de la UPV Luis Leiva, que ha participado en este estudio, ha señalado a EFE que hasta ahora el coste de estos cortes en las tareas referentes a aplicaciones de móviles era "totalmente desconocido" y ha incidido en que estas interrupciones "ocurren poco, pero molestan mucho".

De hecho, los investigadores analizaron patrones de uso de 15.000 aplicaciones móviles de 3.600 usuarios durante cerca de dos años y, tras analizar ambos tipos de interrupciones, concluyeron que estos cortes ocurren "raramente", como mucho un 10 % de las veces en las que se usa el móvil.

En su estudio se concluye que "el coste exacto en tiempo de productividad se traduce en que una tarea de un minuto puede tardar cinco", lo que, según resalta Leiva, supone que "la tarea puede retrasarse hasta cuatro veces más, sin incluir el tiempo de la interrupción en sí misma".

Como consecuencia de este análisis, los investigadores han propuesto dos líneas de estrategia orientada a los creadores de sistemas operativos de móviles, una preventiva y otra curativa, con el fin de asistir al usuario para que pueda retomar mejor el contexto de las aplicaciones interrumpidas.

Las estrategias proponen "rediseñar los sistemas operativos de los móviles y sus aplicaciones" con el fin de que el usuario esté prevenido ante una interrupción y el propio sistema le ayude a retomar mejor la tarea que realizaba.

"Se trata de detectar a tiempo la interrupción para prever al usuario o, una vez producida, ayudarle a retomar el trabajo después lo más rápido posible", ha explicado Leiva.

Las técnicas preventivas suponen avisar al usuario de que viene una interrupción externa o inesperada y sus propuestas incluyen, por ejemplo, lanzar una alerta al usuario previamente para indicarle "unos segundos antes" de que una llamada va a pasar a primer plano y se pueda "retener el último estado de la aplicación".

En el caso de las estrategias curativas -cuando ya se han interrumpido-, buscan "facilitar y ayudar que el usuario vuelva al contexto en el que estaba tras la llamada" y por ejemplo, propone técnicas que indiquen visualmente el último elemento que tocó el usuario en la pantalla antes de ser interrumpido.

"Se trata de que cuando acabe la llamada se ilumine el último icono que se ha tocado o reproducir una animación de un segundo de la última aplicación para que el usuario sepa dónde estaba cuando recibió la llamada", ha explicado Leiva.

El trabajo ha sido presentado recientemente en MobileHCI, uno de los congresos internacionales mas prestigiosos en el contexto de la interacción con dispositivos móviles.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Enero 2018
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD