10-11-2012 / 18:20 h EFE

ra, 10 nov, EFE.- Las cenizas del escultor Eduardo Barrón (Moraleja del Vino (Zamora), 1858-Madrid, 1911) han sido las primeras en ser depositadas en el panteón de zamoranos ilustres del cementerio de San Atilano, un acto que ha servido como colofón al homenaje que la ciudad de Zamora le ha brindado a Barrón.

Al acto han asistido cerca de doscientas personas del mundo de la cultura y la política de Zamora, para presenciar el traslado de lñas cenizas de los restos de Barrón, que hasta ahora descansaban en el cementerio de la Sacramental de San Justo, en Madrid.

Antes ha tenido lugar una recepción en el Ayuntamiento, en la que uno de los nietos, Evaristo Barrón ha ejercido de portavoz de la familia y se ha mostrado muy agradecido, mencionando lo que cree que diría su abuelo ante este homenaje: "Gracias, paisanos, porque estoy de nuevo entre vosotros y, esta vez, para siempre".

Evaristo ha añadido que su abuelo "ha pasado la sutil línea de la inmortalidad, en este momento grande, reposando definitivamente en Zamora".

El director general de Políticas Culturales de la Junta de Castilla y León, José Ramón Alonso, ha señalado que el homenaje que Zamora le ha brindado a Barrón "es magnífico porque es uno de los exponentes más destacados del arte y la cultura zamoranas".

Por su parte, la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, ha resaltado el compromiso de la ciudad de "custodiar los restos" y prolongar así su recuerdo y su presencia en la vida de las generaciones futuras.

Después del acto oficial en el Ayuntamiento y antes de acudir al cementerio, se ha inaugurado una placa que repasa la obra de Eduardo Barrón junto a una de sus esculturas más características, la de Viriato que está situada en la céntrica plaza del mismo nombre.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Junio 2017
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD