21-04-2012 / 18:20 h EFE

os García

La Garganta (Cáceres), 21 abr (Salamanca).- La Asociación Salmantina de Agricultura de Montaña (ASAM) ha recuperado y puesto en valor una antigua trampa para capturar lobos, ubicada en La Garganta (Cáceres), junto a un paso trashumante que comunica el valle cacereño de Ambroz con la Sierra de Béjar (Salamanca).

Se trata del paraje conocido como El Corral de Los Lobos de La Garganta, donde se halla un cercado de piedra redondo, de doscientos metros cuadrados y con unas paredes de más de dos metros de altura, usado para capturar lobos en una zona de frecuente tránsito ganadero de ovino.

A modo de señuelo, "dentro del corral se metía alguna cabra u oveja para que el lobo acudiera, ya que era una zona donde solían acudir estos animales debido a que abundaba el ganado trashumante", ha explicado a Efe el gerente de ASAM, Ángel de Prado, durante la inauguración de este recinto-trampa que estaba derruido.

Este engaño, de indudable valor etnográfico y que "se puede decir que fue creada en la Edad Media", ha añadido de Prado, tuvo actividad hasta finales del siglo XIX.

Eran utilizadas por los 'loberos', como así se denominaba entonces a los cazadores de alimañas, una figura muy valorada en este tipo de zonas de montaña por las graves pérdidas que infligían esos cánidos, dado que no sólo matan lo que comen o se llevan sino que provocan grandes bajas en los rebaños.

El animal que se utilizaba de cebo era aportado cada vez por un ganadero de La Garganta y cuando el 'lobero' capturaba a algún ejemplar recibía dinero, queso o, incluso leche, que le daban los vecinos.

La alimaña, al caer en el cercado, no tenía forma de escapar, debido a la altura de las paredes.

"Tal era el estrés que sufría al verse acorralado, que incluso el animal que se usaba para atraerlo no moría, ya que el lobo se quedaba parado", según el gerente.

Tras su captura, era paseado vivo por el pueblo como muestra de trofeo y también para llevar la tranquilidad a los ganaderos de la zona, ya que sus rebaños estaban constantemente amenazados por esa especie salvaje.

Esta trampa está ubicada en la zona denominada Cordel del Berrocal, un paraje de montaña situado en La Ruta de La Plata, que ha servido de unión entre los vecinos salmantinos de la comarca de Béjar y los extremeños del Valle de Ambroz.

En la inauguración de hoy, los más mayores del pueblo de La Garganta han explicado a Efe cómo se luchaba contra el lobo a mediados del siglo XX.

"La última batida que recuerdo fue en 1962 y se capturaron dos ejemplares", ha evocado Basilio Hernández.

Entonces, todos los vecinos del pueblo "acudía con cencerros para hacer ruido, se cercaba una zona y se acorralaban a los lobos para capturarlos".

Existe una ordenanza de 1477 fechada en la villa de Béjar (a la que pertenecía entonces La Garganta", que decía: "los loberos, si tomaren lobo grande, hayan derecho de 500 maravedís del Consejo de la Villa e 12 maravedís de cada concejo de los lugares y de cada hato un queso de leche de una hora".

También se ha recuperado un documento de 1720 donde los cazadores recibían como recompensa un total de 44 reales, que pagaban entre los pueblos y la propia villa de Béjar.

Al acto de inauguración ha acudido el director general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Extremadura, Jesús Barrios, quien ha destacado la importancia de la recuperación de este tipo de arquitectura tradicional.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD