15-03-2012 / 11:40 h EFE

El trimestre formado por los meses de diciembre de 2011 y enero y febrero de 2012 ha sido el más seco en el Observatorio de Izaña, en Tenerife, desde 1920, año en el que comenzaron a registrarse desde este centro series meteorológicas, ha informado hoy el Centro de Investigación Atmosférica de Izaña.

Los 3,8 milímetros de agua procedente de lluvia que se han recogido desde el 1 de diciembre de 2011 hasta el 29 de febrero de 2012 están por debajo del anterior registro mínimo, que tuvo lugar en el trimestre formado por los meses de diciembre de 1965 y enero y febrero de 1966 con 8,1 milímetros.

Para los investigadores es interesante destacar que el promedio de precipitación para el trimestre diciembre-enero-febrero en el Observatorio de Izaña es de 206 milímetros, valor que asciende a 224 milímetros si se toma como referencia el período 1971-2000, lo que supone que se ha recogido menos de un 2 por ciento de la precipitación normal para este trimestre.

El Centro de Investigación Atmosférica de Izaña indica que cuando está a punto de terminar la estación invernal sólo he producido una nevada débil en el entorno del observatorio, que está situado a 2.364 metros de altitud y que suele recibir un promedio de 13 días de nieve al año.

Así, el pico del Teide no muestra su típica cubierta de nieve invernal, han explicado Rubén del Campo, investigador del centro, y Emilio Cuevas, director del Centro de Investigación Atmosférica de Izaña.

Para los investigadores del Observatorio de Izaña un dato interesante es el del valor de la precipitación debida a la niebla, también llamada precipitación oculta u horizontal.

En el trimestre de diciembre de 2011 a febrero de 2012 se han recogido 75 milímetros de este tipo de precipitación, lo que supone un valor casi veinte veces superior al de la convencional, y da una idea de la gran importancia de este tipo de precipitación incluso en períodos de sequía.

En cuanto a las causas de la sequía "severa", los investigadores señalan que, en parte, la respuesta la da la fortaleza y posición del anticiclón de las Azores.

Y es que durante el invierno que está a punto de finalizar se ha "disfrutado" de un anticiclón de las Azores muy positivo, lo que ha trasladado a Canarias un periodo de sequía con mayor presencia de masas de aire procedentes de África, y menor presencia de bajas y frentes atlánticos.

El anticiclón de las Azores en invierno, muy reforzado en situación de Oscilación del Atlántico Norte (NAO de sus siglas en inglés) positiva, bloquea el paso de bajas y frentes en latitudes medias bajas y subtropicales, incrementando, por el contrario, el flujo de los oestes por encima de 50 grados norte.

Este bloqueo de bajas y frentes ocasiona una situación de sequía en el Archipiélago canario durante el invierno.

Explican los investigadores que durante este invierno, aunque no ha habido intrusiones muy intensas de polvo del desierto del Sáhara, excepto la registrada la semana pasada, han sido muy frecuentes, lo que se ha traducido en una atmósfera con mayor presencia de partículas en suspensión en Izaña de lo habitual en esta época del año.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD