26-01-2012 / 17:21 h EFE

El escritor alicantino Artur Balder, que acaba de publicar "Los señores de la tierra", segunda entrega de su saga medieval épica 'Crónicas de Widukind', considera que todos los héroes manifiestan "un transtorno de personalidad límite".

Balder, que precisamente escribió su tesis doctoral cuando estudiaba Historia sobre la teoría de los héroes, piensa que la mayoría de los héroes tienen "una personalidad borderline, muestran síntomas de los cuadros esquizofrénico-paranoico y maniaco-depresivo, lo cual no quiere decir que sean incapaces para liderar sus sociedades".

En esta segunda entrega de la trilogía, publicada por Edhasa, Balder continúa siguiendo las andanzas en el siglo VIII de Widukind, el líder pagano sajón que se enfrentó al cristiano Carlomagno, en esta ocasión en un viaje itinerante desde Dinamarca hasta la Tierra del Hielo (Islandia).

El autor considera que, "para intentar escribir una buena novela histórica, la clave es dibujar unos personajes lo más reales posibles", que incluya "un perfil sociológico, histórico, psicológico e, incluso, psiquiátrico".

Balder decidió centrarse en su saga en Widukind porque tiene un perfil humano más complejo e interesante que otros líderes del área geográfica: "Decide voluntariamente convertirse al cristianismo".

El caudillo sajón acaba rindiéndose a Carlomagno después de que secuestraran a algunos de sus familiares.

En la narración, el autor, que comenzó la saga con "El Evangelio de la Espada", se toma unas licencias narrativas para enriquecer la historia y por eso no es estrictamente una biografía novelada de Widukind".

Las novelas de la trilogía rompen, además, con cierta visión romántica de Carlomagno, "el arquetipo del rey medieval, un modelo que perdura hasta el siglo XIII-XIV", pero que fue capaz de decapitar a 5.000 rebeldes en un solo día en la llamada 'Matanza de Werden'".

En su análisis histórica y en los paralelismos que la Historia siempre tiene con el presente, Balder se resiste a considerar a Hitler como un héroe, pues, más allá de otras consideraciones, el líder nazi era "un antisocial, incapaz de empatizar con nadie, aunque luego tuviera cualidades como su facilidad para la oratoria o su atrevimiento".

Del mismo modo, señala que en la España actual se está produciendo "el caldo de cultivo para una reacción heroica, aunque las concentraciones de los indignados en la plaza del Sol serán insuficientes para cambiar el sistema".

El sistema, asegura Balder, sabe autoprotegerse, "tanto en la Edad Media, cuando los monjes cristianos denigraban a Widukind, como ahora, cuando acaba deteniendo a Julian Assange, fundador de Wikileaks".

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Julio 2017
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD