21-01-2012 / 11:10 h EFE

El enviado especial de la UE para el sur del Mediterráneo, el español Bernardino León, ha instado hoy a la Unión Europea a ofrecer "una nueva relación", basada en un trato entre iguales, a los países que han protagonizado en este último año la llamada 'primavera árabe'.

El ex secretario general de la Presidencia durante el último tramo del mandato de José Luis Rodríguez Zapatero ha participado hoy en Barcelona en el seminario internacional "Guerra y Paz en el siglo XXI. La primavera árabe, un año después", organizado por el CIDOB con la colaboración de Esade y el Ayuntamiento de Barcelona.

León ha subrayado que la UE debe entender que la relación desde la "minoría de edad" con estos países se ha "acabado", y que tiene que preguntarse si está dispuesta a tomar decisiones "fundamentales", porque de ello dependerá que ejerza un rol "importante" en la región, ha alertado.

Con este argumento, ha reivindicado ofrecer a estos países una "nueva relación" que, aunque no implique una presencia institucional, sí sirva para que se sientan integrados en la región euromediterránea.

Ha asegurado que Túnez será el primero de estos países que llamará a la puerta de Bruselas, y que no se le puede ofrecer "un estatuto avanzado", sino una relación "similar" a la que tienen otros países europeos que no pertenecen a la UE, como Suiza, Islandia o Noruega.

Si se da este trato entre iguales a estas naciones, ha afirmado León, la UE no tendrá que ofrecerles luego asistencia, cooperación o ayuda al desarrollo, porque "tienen recursos suficientes para que sus economías prosperen", ha opinado.

Asimismo, el enviado especial de la UE para el sur del Mediterráneo ha asegurado que el éxito de la primavera árabe dependerá, entre otros factores, de la capacidad de cada uno de estos países de crear empleo.

En cuanto al liderazgo en la región, ha asegurado que Egipto tiene la "dimensión" para ejercerlo, pero ha concluido que esto solo sucederá si este país apuesta por un cambio en profundidad.

Por su parte, el ex Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad Común en Europa, Javier Solana, ha asegurado que mientras que los países del este de Europa tenían como meta en las últimas décadas entrar en la UE, los de la primavera árabe no tienen ese punto de llegada.

Solana, que ha centrado su intervención en exponer los retos que afrontan estos países más que en consideraciones políticas, ha recordado el alto grado de desempleo entre los jóvenes de estos países y ha asegurado que, para que el proceso termine "bien", hay dos factores que se deben tener en cuenta.

Por un lado, el papel de la UE, cuyo "compromiso con el proceso" ha reivindicado, y por otro el rol de los otros países árabes, en especial de los ricos, que ha opinado que deberían ser "solidarios" con los protagonistas de la primavera árabe.

El encuentro, al que ha asistido, entre otros, el ex vicepresidente español y presidente del Cidob, Narcís Serra, y el ex secretario de Estado de Exteriores Miquel Nadal, ha servido para analizar el impacto y las consecuencias de las revueltas populares en el mundo árabe, los cambios geopolíticos en la región y las repercusiones internacionales de este proceso.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2017
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD