13-09-2009 / 15:10 h EFE

Durante el desarrollo de la manifestación no se han tenido que lamentar grandes incidentes salvo un leve conflicto en una gasolinera entre unos vecinos de la localidad de Tordesillas y algunos manifestantes, aunque no hubo que lamentar daños físicos, según han informado a Efe fuentes de la organización.

El Tradicional, Famoso y Único ritual del Toro de la Vega, como así se promociona, es un festejo legal a la luz del Reglamento de Espectáculos Taurinos de Castilla y León, su origen se remonta al menos al siglo XVI desde el punto de vista documental, y es el único que conserva la suerte de la lanzada, introducida por los jinetes árabes durante la dominación musulmana.

Se trata de un torneo de raíz medieval que anualmente contemplan y secundan decenas de miles de espectadores, con un reglamento propio que respeta y ensalza al animal, un astado de gran trapío que puede resultar vencedor como ha ocurrido en varias ocasiones durante los últimos años.

El próximo martes se celebrará ese espectáculo dentro de la Feria y Fiestas de la Virgen de la Peña, patrona de la Vega de Tordesillas, razón por la cual a ese mítico animal se le suele denominar también el Toro de la Peña, como en su día estudió el prestigioso antropólogo británico Julián Pitt-Rivers, ya fallecido.

"Queremos denunciar mediante esta manifestación este espectáculo de sangre, tortura y muerte. Un sadismo cuya vocación reside casi en la psicopatía. Estamos hartos de tener que soportar el maltrato animal", ha explicado a los periodistas María José Bocos, delegada en Valladolid del Partido Antitaurino Contra el Maltrato Animal (PACMA), organizador de la protesta secundada por otras asociaciones.

Bocos ha denunciado que las autoridades y el Tribunal de Superior de Justicia de Castilla y León les hayan obligado a celebrar esta manifestación, que se ha iniciado sobre las 11,00 horas, "en este hoyo o patatal" que a su juicio ha sido el Camino de la Vega.

"Nos arrinconan y nos mandan adonde quedamos invisibles limitando nuestra libertad de expresión. Esto es un abuso y está fuera de lugar. No queremos este lugar y somos tratados como animales. Las autoridades están cometiendo un acto que no hace otra cosa que fomentar el terrorismo y la barbarie en este país", ha manifestado.

Durante la concentración se han mostrado múltiples pancartas entre las que se podía leer lemas como: "Saña sin entrañas daña toda España", "Peligrosa perversión, tortura por diversión", "Toros por libro; "¿Toros?, no con dinero público", "Maltrato animal, no", "Tordesillas: sangre, tortura y muerte" o "Tauromaquia abolición", entre otras.

También se han entonado una gran cantidad de cánticos reivindicativos: "Maltrato animal, al código penal", "Tordesillas, evoluciona", "No es una fiesta y es una asesinato", "Vergüenza, vergüenza", "Abolición", "Moscatel, estamos contigo" o "No con mis impuestos".

A renglón seguido, un menor de catorce años ha leído un manifiesto que apuntaba en el mismo sentido y que echó el cierre a los actos programados en Tordesillas, no sin que antes hayan intervenido algunos representantes de otras colectividades de similar índole, como el presidente de la Asociación Contra la Tortura y el Maltrato Animal (PACMA), Arturo Pérez.

Éste ha subrayado que en España existe "una censura total" y que "esta tortura está en todos los sitios. Mientras no haya democracia, habrá mil Tordesillas".

También ha hablado a los manifestantes el holandés Marius Kolff, director del Comité Anti Stiernechten, quien ha incidido en "informar y enseñar a la gente para que se pare esta crueldad".

Inmediatamente después, el cerca de medio millar de personas reunidos en Tordesillas se han subido a los ocho autobuses que les han transportado desde Madrid, Barcelona, País Vasco, Andalucía, Galicia y Valladolid, para dirigirse a la Plaza España de la capital vallisoletana.

Desde allí, los manifestantes han marchado hasta la puerta de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, situada en la próxima calle Duque de la Victoria, donde las protestas se han centrado más en la clase política, con lemas como "Junta de Castilla y León, responsable".

En ese mismo emplazamiento, y para terminar la jornada, el cantante del grupo vallisoletano Celtas Cortos, Jesús Cifuentes, ha escenificado la matanza del Toro de la Vega, para después afirmar que "asistimos a un momento en el que el maltrato a las mujeres es inadmisible, pero se tienen ojos benévolos para soportar el maltrato a los animales".

"En concreto al Toro de la Vega de forma impasible y sin que nadie normalice una situación que es tremendamente lujuriosa para la sangre. Esto tendría que haber acabado hace muchos años", ha dicho Cifuentes, entre vítores, antes de concluir el acto.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2017
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD