04-01-2012 / 11:50 h EFE

Los responsables de la residencia para enfermos mentales de Camarena (Toledo) han advertido hoy de que no pueden asumir el recorte del 20 % que les quiere aplicar la Junta, por lo que si no llegan a un acuerdo antes del 31 de este mes tendrán que cerrarla.

Así lo han expuesto hoy en rueda de prensa José María Pérez y Pilar Sánchez, presidente y directora de la Asociación 'Despertar', entidad que gestiona dicha residencia y la vivienda supervisada que tienen en la citada localidad toledana y que atiende a un total de 32 personas.

Según sus responsables, el Gobierno regional, a través de la Fundación Sociosanitaria para la Integración Sociolaboral del Enfermo Mental (Fislem), quiere reducir en 22 euros diarios por enfermo su aportación, lo que representa más de un 20% y que anualmente y en términos absolutos suponen unos 200.000 euros.

'Despertar' está dispuesta a aceptar una rebaja del 10% -lo que conllevaría reducir la plantilla actual de treinta a veinte personas-, pero, no pueden asumir una merma mayor porque al tratarse de una residencia con pocas plazas los costes vienen a ser similares que otras mayores y los ingresos son más bajos, argumentan.

Piden ayuda al Fislem y a la consejería de Sanidad y Bienestar Social para que les hagan saber como pueden mantener este servicio de atención a enfermos mentales porque a ellos no les salen las cuentas.

Según la citada asociación, el coste real por día de cada enfermo es de 96 euros y están dispuestos a aceptar que se rebaje a 86 euros, pero no pueden asumir que se deje en 75 como pretenden en el Gobierno regional, argumentan los afectados.

La residencia de Camarena, que fue la primera de estas características que se abrió en Castilla-La Mancha y que data del 2005, atiende a pacientes no solo de la provincia de Toledo, sino también del resto de la región y sus responsables advierten del coste, sobre todo emocional, que el cierre de las instalaciones supondría para estos enfermos, que tendrían que ser trasladados a otros centros.

Afirman, además, sentirse discriminados respecto a los recortes que la Junta aplicará a otros centros, que en el caso de la residencia de Albacete es del 10 % y no del 20% como en su caso.

Insisten en que al tratarse de un servicio que atiene a enfermos mentales, la residencia debe estar dotada de un personal especializado y que aunque el coste viene a ser similar al de otros centros con mayor número de plazas, los ingresos son mayores.

La residencia de Camarena se costea con el 15 % de la aportación de los enfermos residentes a través de sus pensiones y el 85% procede del convenio con el Fislem, una fundación que depende de la Junta.

 
Noticias relacionadas

PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2017
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
Lo último...
PUBLICIDAD